El hotel Kwa Maritane de la reserva natural de Pilanesberg

Un fútbol, dos caras, dos culturas
domingo 19 septiembre, 2010
Una día inolvidable en el suburbio de Mamelodi en la ciudad de Pretoria
martes 30 noviembre, 2010

El hotel Kwa Maritane de la reserva natural de Pilanesberg

Octavos de final de la Telekom Cup. Cuando uno inicia en Sudáfrica un viaje para ir a disputar un partido nunca sabe lo que se puede encontrar. Puedes iniciar el trayecto metido un un atasco, con un tráfico increible durante un montón de kilometros, distrayéndote con imágenes curiosas como esta y puedes acabar, como no, en un entorno inigualable, lejos de toda civilización y ruido, pasando de un extremo a otro en un par de horas de viaje.

En la vida hubiera imaginado que la noche anterior a un partido, la iba a pasar en un hotel como este. Es el Kwa Maritane, y esta situado en el interior del parque de la reserva natural de Pilanesberg. Al anochecer, tan solo podía escucharse el sonido de la naturaleza, nada que ver con Johannesburgo. Teníamos todo un safari a nuestro alrededor, el hotel esta cercado, protegido con alambradas electrificadas con el objeto de no permitir la entrada a los animales que hacen su vida en el exterior.

Las habitaciones estan muy bien decoradas, da la sensación de que te encuentras en el interior de una cabaña, amplia y con los techos muy altos. Las puertas de la habitación que dan al exterior es aconsejable tenerlas cerradas, tal y como indican los carteles colgados en las paredes, pues la curiosidad de los monosy su pasión por llevarse cosas del interior de la habitación es infinita.

Cuando sales a la terraza y observas el exterior, tienes la sensación de encontrarte en la misma selva, nada te hace pensar que estas en la habitación de un hotel. Sobre las diez de la mañana, mientras nos dirigíamos a la pista de tenis para realizar una breve sesión de entrenamiento de activación, previa al partido que íbamos a disputar al anochecer, nos encontramos con una manada de elefantes. Uno de ellos se acerco hasta nuestra posición, como si quisiera que lo retratáramos, podíamos incluso llegar a tocarlo.

Aquí cada dia es una nueva aventura, además de poder disfrutar de mi trabajo, Sudáfrica me esta dando la oportunidad de vivir cosas como estas, pienso que por lo menos es como para poder estar agradecido. Ojala lo pueda seguir haciendo mucho tiempo, el disfrutar de mi trabajo y el seguir estando agradecido.

Johannesburgo, Domingo 24 de octubre de 2010 (Sudáfrica)

Comments are closed.