Como todos habéis podido leer y
escuchar en varios medios de comunicación, el pasado domingo 4 de marzo
Sundowns hizo historia en el fútbol Sudafricano al derrotar al Powerlines de
Kimberley en su estadio con el resultado de 24 goles a 0 en el partido
correspondiente a los treintadosavos de la Needbank Cup.

Como curiosidad
comentaros que Kimberley es famosa por sus minas de diamantes y que en sus
alrededores fue grabada “Diamantes de Sangre” (2006) película dirigida po Edward Zwick y protagonizada por Leonardo DiCaprio. Mas allá del resultado y de toda la
admiración que ha despertado la goleada me gustaría mostraros todo lo que fue
la semana previa al partido.

No tuvimos mucho tiempo para prepararlo pues la
mayoria de nuestros jugadores se encontraban con sus respectivas selecciones con
lo que no pudímos entrenar con la plantilla al completo. El miércoles previo al
domingo del partido se unieron al grupo los 5 jugadores que habitualmente
vienen participando con la selección de Sudáfrica, entre ellos nuestro portero
Wayne Sandilands, que vino lesionado con una microrotura fibrilar en el recto
anterior.

El jueves lo hicieron los jugadores que participaron con las
selecciones de Zimbabwe y Mozambique, 3 concretamente y el viernes llegaron los
2 últimos jugadores. Antony Lafford que participó con la selección de Liberia
llegó justo a las 5 de tarde a nuestra ciudad deportiva por lo que no pudo ser
incluido en la convocatoria ya que a esa hora partíamos rumbo al aeropuerto. Otro de nuestros porteros, Denis Onyango, llegó esa misma mañana lesionado del
partido que disputó con su selección, la de Uganda, frente a Congo. En el
minuto 35 tuvo que abandonar el partido debido a una contractura que se produjo
a causa de no haber realizado el calentamiento previo al partido.

El motivo fue
que los aficionados que se disponían a ver el encuentro querían hacerlo sin
pagar y la policía tuvo que cargar contra ellos lanzando gases lacrimómegenos.
Los incidentes se alargaron hasta la hora del comienzo del partido con lo cual,
cuando los jugadores salieron al terreno de juego comenzaron a jugar el partido
sin realizar el calentamiento previo. Denis, en una de sus primeras acciones
sufrío una contractura y viendo que no había médico en la expedición del club
(nunca viaja) y que el domingo teníamos el partido de copa decidió pedir el
cambio.

Llegamos al aeropuerto a eso de las 17:30 de la tarde y el vuelo estaba
anunciado para las 18:30. Tras cuatro horas de espera en el aeropuerto nos
comunican que se suspende el vuelo y nos alojan en un hotel próximo al
aeropuerto al que llegamos a eso de las 22:00. Al cabo de un tiempo nos dicen
que volaríamos al día siguiente sábado, a las 08:00 de la mañana. Desayunamos a
las 06:15 de la mañana para llegar al aeropuerto a las 07:00. La duración del
vuelo eran aproximadamente 45 minutos. Cuando ya estábamos en Kimberley el
comandante nos comunica que continuaremos sobrevolando la ciudad por espacio de
15 minutos debido a que en el aeropuerto no comenzaban a trabajar hasta las
09:00 de la mañana y claro, no había nadie para atender el aterrizaje.
¡Increible! Aunque ya para mi, después de un año y medio en África, todo me
parece de lo más normal.

Podría escribir un libro con todas estas situaciones. Nada
mas llegar dimos descanso a los jugadores y por la tarde realizamos la sesión previa
al partido con normalidad, en un campo de fútbol próximo a un colegio que ni si
quiera tenía las líneas del campo marcadas. La hierba, que no era césped,
estaba en muy malas condiciones con lo que no puede realizar ningún ejercicio
de caída con mis porteros debido al riesgo de lesiones. Al día siguiente,
acudimos a jugar el partido con un calor asfixiante, a más de 35 grados y a las
15:00 de la tarde. El terreno de juego, gracias a Dios, estaba en perfectas
condiciones. Voy a omitir el resto porque es algo que ya sabéis y habéis podido
leer y oir en los medios de comunicación pero mediante el enlace del vídeo que
veis más abajo, voy a mostraros lo que fue parte de lo vivido aquella tarde
histórica para el fútbol Sudafricano.

En el siguiente vídeo podréis ver nuestra
llegada al estadio, a los jugadores saliendo a inspeccionar el terreno de juego
hora y media antes del comienzo del partido, los habituales cánticos y bailes
en el vestuario antes de la salida al calentamiento, el ambiente que se
respiraba en el estadio y nuestra salida de éste. De todo, me quedo con el
momento en el cuál subíamos al avión, lo podeis ver tambien en el vídeo, un
precioso anochecer africano, no pude contener la tentación de grabarlo, con la
satisfacción de haber cumplido con el deber de pasar a la siguiente ronda,
agraciendo la gran oportunidad que tengo de vivir días cómo este, en un
entorno, en un país y con una cultura inigualable.

“This is África” una de las
aventuras más interesantes y apasionantes de mi vida. Despues de un año y medio
aquí, todavía me pregunto durante cuanto tiempo más podré seguir viviendo con
esta intensidad mís días, y si no me cansaré nunca. Y aunque la soledad
apriete, y creerme que a menudo demasiado, la pasión por mi trabajo y la
felicidad que me aportan momentos como los que veréis en el vídeo hacen que día
tras día quiera permanecer aquí, en Sundowns, el club que reza con el eslogan
de “El Cielo es el Límite”

Comments are closed.