A finales de mayo tendré que pasar por el quirófano

No
esta siendo esta una buena semana para el departamento de porteros de Sundowns.
Tras las pruebas practicadas por los médicos a Wayne Sandilands y a mi en
nuestros respectivos hombros izquierdos, el goalkeeper coach de Sundonwns se ha
llevado la peor parte.

He tomado la decisión de pasar por el quirófano aquí en
Sudáfrica, justo después de nuestro último partido que espero  sea el de la
final de la Nedbank Cup. Sería practicamente imposible organizar desde aquí un
quirófano en Bilbao antes del 5 de junio y si me opero más tarde no llegaría a
tiempo para la pretemporada. Llevo ya la tercera tanda de corticoides y esto no
funciona así que los médicos y yo hemos decidido ir directos a la solución.

A
pesar de que la lesión no me repercute para nada en mi trabajo si que lo esta
haciendo en mi vida personal así que no me queda más remedio que atajarlo.
Podría pasar sin hacerlo pero no soy de esas personas que puede vivir a medias.
Una simple artroscopia para limpiar un poco la zona dañada y estamos como
nuevos.

¿Lo negativo? Que me quedaré sin las playas de Menorca, Fuerteventura,
Ibiza y Lanzarote, dos años ya sin visitarlas por motivos de trabajo. Con esto
y con todo pues seguimos siendo felices, para que lo vamos a ocultar. El cielo
sigue siendo el límite y sigo viviendo en el Reino de los Cielos, en el país de
Nunca Jamás.

Foto: En el avión, esta vez no hemos sido
nosotros los que se han quedado fuera por “overbooking”, la compañía ha tenido
que cambiar el avión por uno más pequeño y un montón de gente se ha quedado
fuera. Con turbulencias y sin ellas hemos llegado a Bloemfontein en un avión
más pequeño que un Seat Panda. ¿El aterrizaje? De aquellas maneras.

Comments are closed.