Mi querido amigo el pianista del hotel Southern Sun de Pretoria

Para los que todavía no lo conoceis aquí lo teneis, el hombre que hace un poco más agradable nuestra llegada a nuestro habitual hotel de concentración de Pretoria. Lástima que termine a las 19:30 de la tarde y no pueda disfrutar durante más tiempo de su compañía.

Es un placer poder decirle toca esta o toca esa otra y que sea capaz de alegrarte el oído, siempre y cuando tenga la canción en sus partituras claro esta. El vídeo recoge el momento en el cual le pido “What a wonderful world”, por desgracia no la tenía en ninguno de sus cuatro libros de partituras. El en cambió me ofreció la de “Bésame mucho”, no le di ninguna opción, no me gusta nada.

Mi padre, que estará ahora leyendo esto la hubiera escuchado más que contento pero por desgracia no es mi caso. En definitiva, que ya estoy esperando la siguiente concentración para escucharle tocar de nuevo alguna otra canción. Venir a este lado del mundo y pasar un buen rato con un pianista es como la Mastercard “No tiene precio”. ¡Es lo que tiene Africa!

Comments are closed.