Mañanas de concentración del goalkeeper coach de Sundowns

De nuevo en mi rincón habitual de las mañanas de concentración, sin el ruido de los grillos pero con un sonido de fondo muy especial, el de la cascada de agua que alimenta la piscina. Reflexionando sobre la recta final que nos espera, teniendo la oportunidad de ganarlo todo o nada.
Sinceramente, creo que esta vez más que nunca, depende de los jugadores. Ha falta de 4 partidos para el final de la liga, tienen la oportunidad ahí, tienen la liga en sus manos, tan solo tienen que cogerla, demostrar que que tiene que ser suya y acabar con la sequía de títulos que atraviesa el club durante los últimos años.
Yo no tengo ninguna duda, quiero ganar esta liga y volver a casa, personalmente me encuentro algo cansado y necesito unas vacaciones. Es mi segundo año aquí y cuando se pasa la barrera de los cuatro meses uno necesita volver a su hogar, aunque sólo sea para cargar la batería con la energía suficiente para volver a hacer el trabajo.
Este año como todos, me estoy “vaciando”, llegaré de nuevo al final de temporada sin haberme quedado con nada. Tal y como leí una vez: “Entregarse a una causa, siempre lleva un precio. Así es en el reino de Dios y de esa manera es también en los reinos de los hombres. Muchas veces el éxito de un proyecto depende de la entrega de la gente que lo apoya y del precio que están dispuestos a pagar para que funcione”.

La canción de hoy: “You will never be alone” de Anastacia. Os dejo el enlace http://www.goear.com/listen/5dbab45/youll-never-be-alone-anastacia

Foto: Las vistas que tengo desde la posición que ocupo en esto momentos en mi mesa.