Hoy 25 de julio el goalkeeper coach de Sundowns cumple 40 años

Tal día como hoy hace 40 años, nació el protagonista de nuestra gran aventura, el actual goalkeeper coach de Sundowns, también conocido como “Sweetman”. Como suele decirse: “Parece que fue ayer”. Recuerdo que cuando apenas tenía algo más de 20 años decía: “A los 33, la edad de Jesucristo, dejo el fútbol y me caso”.
Ni una ni otra, dejé el fútbol en activo a la edad de 29 años y todavía sigo soltero. No obstante, no he llegado mal a este momento, prácticamente con mi vida resuelta y mejor que nunca en lo personal. La edad, me esta sentando bien.
Me encuentro en una situación a la que durante muchos años de mi vida había temido y ahora, la tengo como mi mejor aliada. Sigo disfrutando enormemente de mi trabajo y aunque todo no es de color de rosa, que nunca lo ha sido, he aprendido también a convivir con esa parte oscura del fútbol, que no dudeis, es bastante más grande de lo que parece.
Sigo teniendo la posibilidad de continuar disfrutando de un trabajo que me apasiona y me hace feliz. Aunque hay veces que pienso que el fútbol no tiene nada que ver en todo esto, que lo que realmente me apasiona, tal y como digo en el área de filosofía de la web enseñar, es a de poder ayudar a alguien a conseguir sus objetivos, a cumplir sus
sueños, adoptándolos también como parte de los nuestros en una especie
de reto personal.
Con la edad, creo que finalmente he aprendido la mayor lección que uno puede aprender en esta vida, que no es otra que “Saber vivir con uno mismo”. Pero sobre todo, tal y como he dicho en innumerables ocasiones, el tiempo me ha enseñado que el fútbol no es el fin, que el fútbol es el medio. Hoy, más que nunca, deseo seguir pensando que el cielo, seguirá siendo el límite para mi durante muchos, muchos años, y no estoy hablando de fútbol. Al final, para mi, es lo que cuenta, “The Sky is The Limit”. Muchísimas gracias a todos por vuestras felicitaciones, cómo siempre, de todo corazón.
Foto: El goalkeeper coach de Sundowns, durante un momento de su gran aventura africana, disfrutando de la compañía de unos niños durante su visita al barrio marginal de Mamelodi en la Ciudad de Pretoria (Sudáfrica).