El cielo es también el límite para la entrañable familia de los Muray

Una de las cosas más curiosas y entrañables que me han sucedido desde que di comienzo a esta otra aventura, la de la web, es la de tener la oportunidad de conocer, aunque sea solamente a través de la red, a la familia Muray. Fue hace ya unos cuantos meses, durante la temporada pasada, cuando recibí a través del área de contacto de la web un email que decía así:
Amigo Jon,
 
Soy un padre preocupado por la educación de mis hijos, y es esta preocupación la que me hace profundizar en todos los aspectos de la vida en la que ellos van caminando. Intentando mejorar toda mi formación como padre, me intereso por las ilusiones de mis hijos para así poderles guiar y asesorar lo mejor posible.
 
Esta curiosidad me llevo a investigar en el mundo del fútbol, ya que mi hijo mayor Nasi cuando tenía 4 años dijo que quería ser portero y yo, francamente, no he jugado jamás al fútbol. Fue en una de estas ocasiones navegando por la red, cuando descubrí tu fantástica web, una web que desprendía profesionalidad, inteligencia y cultura, pero sobre todo humanidad, corazón, educación y muchos otros valores que desgraciadamente hoy en día son cada vez más difíciles de ver.
 
Quede tan impactado por lo que quieres transmitir que no pude evitar contactar contigo y es más, después de ver tu video de “Los mejores momentos de la vida son así“ con toda la familia, comprendí que eras una persona muy profunda, y que el hecho de compartir tus vivencias con el resto del mundo era digno de elogiar, y como no, que mis hijos deberían conocerte y deberías entrar a formar parte de su vida.
  
Muchas gracias por todo  y “The Sky is The Limit”
  
Ignasi , Àlvar y Salvador
Este es uno de esos correos electrónicos que cuando los lees, no puedes evitar el sentirte una persona especial. Precisamente hace escasamente algo más de una semana, he vuelto a tener una vez más noticias de esta entrañable familia a través del área de contacto de la web. Adjunto el email:
Hola Jon,
 
Soy Salvador, el padre del pequeño portero de 8 años Nasi, espero que te acuerdes de nosotros. ¿Cómo va la vida por tierras sudafricanas? Desgraciadamente mi trabajo, 3 niños, entrenamientos con los dos niños, el pequeño Álvaro de 4 años ha empezado este año y quiere ser portero como su hermano mayor, no me dejan mucho tiempo para seguir tu andadura.
 
Lo que si pude leer en los periódicos fueron toda la serie de problemas que hubo con los aficionados antes de la marcha de Johan Neeskens. Deseo de todo corazón que este nuevo año te reporte muchas cosas positivas.
 
Solo quería comentarte que el día 22 de febrero es el cumpleaños de Nasi (9 años) y que le he comprado tu libro MANUAL TÉCNICO DEL PORTERO DE FUTBOL. Supongo que esta semana me llegará, y estaría muy agradecido si pudieras enviarle una dedicatoria para adjuntárselo al mismo. Le gusta mucho leer y he pensado que le gustaría.
 
Esta temporada, ha fichado por el FC SANT CUGAT de Barcelona y está como único portero, entusiasmado, muy motivado, y aprendiendo mucho con su nuevo entrenador de porteros Jonathan Arriola (Uruguay).
 
Hoy sábado hemos tenido partido  en casa con el líder de la clasificación  y hemos podido con ellos, los chavales estaban súper contentos. No quiero robarte más tiempo, solo espero que estas cuatro líneas te den fuerza, ganas, motivación, y que así puedas ver que tu trabajo también da sus frutos en la distancia. Te adjunto una foto de mi hijo para que así sepas de quien estamos hablando.
 
Un abrazo de todo corazón.
 
Salvador
Decirte Salvador  que esas cuatro líneas que has escrito han cumplido su objetivo y que me has cargado de fuerzas, ganas y motivación, y que me alegra enormemente que mi trabajo de sus frutos también en la distancia, más allá de lo meramente deportivo.
Desde Johannesburgo (Sudáfrica) agradecerte el gesto de acercarme a la vida de tus hijos y hacerme partícipe de su educación, pues entiendo que es uno de los dones más preciados que un padre puede compartir.
Un fuerte abrazo y hasta siempre.
Gracias también a ti de todo corazón.
Foto: Arrriba, Salvador con sus dos hijos, Álvar el pequeño (abajo) y Nasi el mayor (derecha). En medio, Nasi, el mayor de los hermanos, con varios de sus compañeros del equipo FC San Cugat de Barcelona. Abajo, Nasi en una foto de grupo con su familia deportiva en el FC San Cugat de Barcelona. Por cierto, preciosa foto la de la familia Muray, una de las más entrañables que he publicado en esta web ¡Me encanta!