Un masaje tailandés en cada rincón de la ciudad Johannesburgo

Continuando un poco con las curiosidades del país no puedo dejar de mencionar el asunto de los masajes tailandeses. En cada rincón de Johannesburgo siempre hay algún asiático dispuesto a darte uno. ¿El lugar más curioso? No deja de llamarme la atención el ver a alguien recibiendo un masaje en el cuello, espalda u hombros mientras se encuentra en un restaurante comiendo.
Cada restaurante tiene su “masajista” particular y este va recorriendo las mesas ofreciendo sus servicios. Normalmente son mujeres, por no decir casi siempre. Cuando estoy cenando con alguien en un restaurante, ya sea hombre o mujer, y vienen a ofrecerme uno siempre digo lo mismo: “Ni se te ocurra, mi pareja es muy celoso/a, no deja que nadie me toque”.
Volviendo a lo nuestro, comentar que hoy hemos entrenado en doble sesión, por la mañana a las 09:30 (trabajo de campo) y por la tarde a las 16:00 (gimnasio). 20 minutos de juego con los pies, pase de volea, blocajes con caídas y despejes a ras de suelo para Wayne Sandilands y Thela Ngobeni durante la sesión de la mañana. Introduciendo contenidos, a menudo como puedo, la cuestión es trabajarlos y siempre encuentro el momento.
Tras finalizar con Wayne y Thela 30 minutos de desplazamientos, motricidad y fuerza explosiva mediante pasos de vallas con Denis Onyango, que evoluciona favorablemente y en unos cuantos días más lo tengo. Por la tarde, excepto Calvin Marlin, todo mi particular “Ejército de las Tinieblas” ha trabajado en el gimnasio. ¿Dónde estaba Calvin Marlin? Pues conmigo, en su primera sesión de campo en la cual hemos realizado unas cuantas tareas de desplazamientos, motricidad, blocajes de manos y propiocepción en las cuales he incluído también unas pequeñas impulsiones. Estos últimos días tengo la sensación de haberme convertido en “readaptador”. Uno nunca sabe donde ni cómo puede acabar trabajando.
Entre sesión y sesión, para completar las horas, he tenido también una reunión así que los tiempos han estado bien ajustados. Con deciros que no he tenido ni tiempo para comer os lo digo todo. Pero bueno, tampoco pasa nada “no solo de pan vive el hombre”. Hablando de comida, hoy ha sido un día de esos en el que he podido haber bueno el refrán de “Lo que no mata engorda” y “lo que no te mata te hace más fuerte”. ¿La conclusión de todo esto? Pues que a este paso voy a acabar muy gordo muy gordo y muy fuerte muy fuerte. Malos tiempos corren para la lírica, malos de verdad. Pero bueno, yo a darle la vuelta a la tortilla (aunque este quemada), seguir sacando el pescuezo y cómo no, respirando.
La frase del día de hoy: “Quien tiene un por qué vivir, puede soportar cualquier cómo” (Nietzsche). Desde la ciudad de Johannesburgo como siempre con amor (hoy más que nunca) mucho amor el goalkeeper coach de Sundowns, también conocido como Jon Pascua Ibarrola.
Foto: El precio de los masajes reflejado en un cartel en el Flea Market de Rosebank en Johannesburgo. 60 rands, 6 euros al cambio. Aquí también los dan en los “pinreles”, y  suele haber hasta colas. ¡Venga, un día me doy uno, grabo un vídeo y lo subo!