Africa, un autobús, un partido de la Telkom Cup y “Love will find a way”

Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo
Miércoles 2 Octubre, 2013
Sensaciones de las derrotas que jamás podrán darme las victorias
Domingo 20 Octubre, 2013

Africa, un autobús, un partido de la Telkom Cup y “Love will find a way”

El pasado domingo día 6 de octubre de 2013, tuve la oportunidad de vivir otro de esos tantos días inolvidables dentro de lo que esta siendo mi aventura en África.
Ese día disputábamos el encuentro correspondiente a los octavos de final de la Telkom Knockout Cup, un torneo de Copa en el que la temporada pasada tuvimos la oportunidad de jugar la final. Curiosamente fue contra el Bloemfontein Celtic, uno de los protagonistas de esta nota de mi blog.
En aquella ocasión perdimos por un gol a cero tras encajar, mejor dicho no haber encajado, un gol “fantasma” que jamás tuvo que haber subido al marcador pues el balón jamás atravesó la línea de meta. El pasado domingo día 6 de octubre la cosa nos fue mejor, mucho mejor.
El partido finalizó con un rotundo 0 a 4 que hizo fiel reflejo de lo sucedido en el terreno de juego y nos dio la oportunidad de tomarnos la revancha eliminando al Bloem Celtic.
A continuación, os muestro la noticia en la cual conté lo sucedido aquel día. No quito ni una sola coma, lo que hago es completarla con un vídeo editado con la canción cuyo título aparece también en el título de esta entrañable nota de mi blog; “Love will find a way” (El amor encontrará un camino) como música de fondo.

Sin más os dejo con esta nota, que a pesar de que ya fue publicada en la web, no pertenecía al blog. Ahora, en cambio, si:

Tras vencer por 0 goles a 4 al Bloemfontein Celtic el equipo que reza con el eslogan de “El Cielo es el Límite” ya se encuentra en cuartos de final de la Telkom Knockout Cup. Muy pronto se nos puso el partido de cara pues a los 7 minutos el marcador ya reflejaba un sorprendente 0 a 2. Mas tarde ampliamos la ventaja y nos fuimos al descanso con el 0 a 3.

La segunda mitad fue tan solo un mero trámite en la cual logramos ampliar aún más la ventaja. Los goles fueron marcados por Dove Wome y Khama Billiat, ambos por partida doble. Dove hizo los los primeros y Khama Billiat los dos segundos.
Partido que se ha jugado bajo una “solana” de las que hacen época, con el termómetro superando los 33 grados. Algo que ha llevado a que los árbitros realizaran un pequeño parón en el minuto 30 para la hidratación tras hablarlo con ambos equipos antes del comienzo del partido.
La verdad es que ha sido una tarde espectacular, y no sólo por el resultado. Los cánticos y bailes de los jugadores en el vestuario me han vuelto a recordar a mi primer año en Sundowns. Cánticos, los de hoy, que se han prolongado a través del larguísimo recorrido por el túnel de vestuarios y que no han cesado hasta llegar a “pie de campo”.
¿La canción? “Baby I love you so much”. De nuevo he tenido la oportunidad de ver el fútbol africano en estado puro. Como curiosidad comentaros que hay momentos que no olvidaré jamás en la vida. Como las correcciones de hoy de nuestro entrenador, en diferentes lenguas, pasando del inglés al zulu o a cualquier otro idioma africano, dependiendo del jugador al que se estaba dirigiendo.
Os aseguro que es algo precioso, ver  esa mezcla de culturas, con jugadores en el equipo procedentes de Zimbabwe, Togo, Liberia, Zimbabwe, Mozambique e incluso Zambia y Holanda. Algunos, me refiero a los de color, cuando se expresan de manera emocional y están metidos en la faena, se comunican mejor en su lengua, es por eso que tiene que hacerse así.
El resto, excepto los jugadores foráneos y los sudáfricanos de raza blanca o mestizos, pueden también dominar prácticamente todos y cada uno de estos dialectos o lenguas así que somos pocos los que nos encontramos “perdidos”. Es algo que me encanta ver en el vestuario, a nuestro entrenador, saltando de una lengua a otra dependiendo de a quién esta haciendo la corrección.
Volviendo al juego del equipo, creo que esto realmente marcha y tiene buena pinta. No por el resultado sino por la cara que esta mostrando el equipo, convirtiéndose en el mejor Sundowns de las algo más de tres temporadas que llevo en el club. Un club, que por otro lado, también esta haciendo mucho mejor las cosas que en anteriores temporadas y eso se esta también reflejando en el campo.
Creo sinceramente que es el comienzo de un nuevo Sundowns, con una nueva mentalidad y con las miras puestas en un futuro cercano. Y digo “futuro cercano” por aquello de que los resultados en el fútbol son lo más importante, y que por desgracia en los clubes como Sundowns hay que construir ganando.
Hoy un día más, tan sólo hemos cumplido con nuestra obligación de pasar a la siguiente ronda. Mañana por la mañana, tras hacer noche en Bloemfontein volaremos de vuelta a Johannesburgo y dispondremos de dos días libres. La vuelta a los entrenamientos esta programada para el miércoles a las 09:30 de la mañana.

En estos momentos disfrutando de la música de mi ordenador en una de las mesas de la piscina del hotel. Ya es de noche y todo el mundo está ya en sus habitaciones excepto el goalkeeper coach de Sundowns. ¿La canción de hoy? Una que he tenido la oportunidad de escuchar mientras nos dirigíamos hoy en el autobús al Kaizer Sebothelo Stadium: “Love will find a way” (El amor encontrará un camino” Os dejo el enlace:

http://www.goear.com/listen/42919a8/love-will-find-a-way-heather-headley-kenny-latimore

Hay veces que la vida te lleva en una dirección que nunca pensaste y que ni siquiera te planteaste seguir, y al final, resulta que es el mejor camino que has tomado nunca. Si no hubiera venido aquí jamás habría tenido la oportunidad de vivir este día, este precioso día.

No hubiera montado en el autobús y quizás nunca hubiera tenido la oportunidad de escuchar esta canción, y me hubiera perdido este momento, el que estoy viviendo ahora escuchando una y otra vez la canción. Hoy cuando estaba en el vestuario, oía de nuevo esos cánticos y veía a Surprise Moriri cantanto y bailando, me han venido a la cabeza estos 3 últimos años.
No parábamos de cantar, de bailar, y hemos salido así del vestuario. Con “Brother Tim” a la cabeza, han sido aproximadamente 5 minutos de trayecto hasta llegar a “pie” de campo al ritmo de “Baby I love you so much”. Justo en el último tramo del túnel, hemos topado con el equipo rival, que hacía justamente lo mismo, pero con otra canción.
Ha sido algo especial de verdad, cámaras de televisión pasando entre nosotros con todas esas luces que deslumbran tanto. Hoy es uno de esos días en los cuales se que la vida me trajo aquí por algo, al igual que se que algún día, más pronto que tarde, me dirá que tengo que marchar.
Esos momentos, estas canciones, es lo que me voy a llevar, además de haberme solucionado la vida con lo ganado durante estos algo más de 3 años. Hoy no voy a poder dormir, no voy a poder hacerlo de felicidad, podría vivir con este sentimiento, con el que tengo ahora justo en este preciso momento, toda la vida. ¡Y no cansarme!
Hoy me he dado cuenta de que alguien me ha traído aquí por la tan sencilla razón de que sabe que esto, por mi forma de ser y por mi caracter, lo iba a saber disfrutar. ¿La frase para la noche del día de hoy? “El descubrimiento más grande de todos los tiempos es que una persona puede cambiar su futuro con sólo cambiar su actitud” (Oprah).
Desde la ciudad de Bloemfontein como siempre con amor mucho amor el goalkeeper coach de Sundowns. Y ahora, por favor, pinchar el enlace de la canción y volver a leerlo todo, pero esta vez con más atención. Dedicado a todos los que seguís esta aventura, en especial a los 3 grandes; mi padre Gonzalo, mi madre Begoña y mi hermano Unatx.

 

Fotos: Varias imágenes capturadas antes y despues del partido, con varios de los componentes de mi entrañable familia Sudáfricana. Casi todos de nacionalidades diferentes, no por nada llaman a este país la nación “Arco Iris” o “Rainbow”. ¡África! Una de las aventuras más interesantes y apasionantes de mi vida, tanto en el aspecto deportivo como en el plano personal.  Un fútbol hecho a la medida de su pais, de su gente, de su cultura. Espero que la disfrutéis como lo que es, una increíble e inolvidable aventura”.