Como siempre un día más volvieron a regalarme 25 minutos de felicidad

Hoy jueves 28 de noviembre mi particular “Ejército de las Tinieblas” ha vuelto a regalarme 25 minutos de “felicidad”, de “happiness”, como nosotros la llamamos. Tal y como avanzaba durante la semana y ayer mismo, hoy hemos ido a por la velocidad con 25 minutos de lo que véis en el vídeo.
Un trabajo que hay que entender en su contexto, no tán solo viéndolo como un vídeo aislado. Un trabajo principalmente de velocidad, en el cual hemos hecho también hincapié en la posición básica con el aumento progresivo del tamaño de las porterías en cada serie, algo que me gusta hacer a menudo.
Si lo pensáis con atención, modificando el tamaño de las porterías es como si trabajáramos los ángulos pues con la modificación de estas se modifica también la posición corporal básica al igual que se hace cuando trabajamos con golpeos desde situaciones escoradas.
No obstante, de esta manera parto de la ventaja de que a su vez puedo trabajar mejor el contenido condicional (con más variedad) al encontrarme fuera de la portería y tener más posibilidades en el diseño de las tareas.
Por momentos, los he tenido un poco “ahogados”, pero llevo ya dos semanas disponiendo únicamente de 25 minutos (incluso menos) diarios y este tipo de trabajos son los que nos sostienen “arriba”, en el punto óptimo de forma.
Tengo la suerte además de que durante todas las semanas las tareas integradas con el equipo incluyen muchos ejercicios de tiro así que entre una cosa y otra voy compensando el trabajo. Al final la elección y el diseño de las tareas son un cúmulo de muchas cosas, y para seleccionar unos determinados ejercicios u otros hay que tener en cuenta todos los aspectos.
Hoy necesito felicidad, mucha felicidad. Mientras vosotros ayer estabais en compañía de vuestras familias yo estaba solo, en mi casa. La de ayer ha sido una noche realmente triste. Les decía bromeando antes del comienzo de la primera serie.
Y no tengáis ninguna duda de que así se lo he dicho. Nuestro nuevo analista, que estaba grabando la sesión, se lo pasa bomba cuando empiezo con mis peculiares “métodos” de motivación, sobre todo cuando grito el “Give me love” con los brazos abiertos señalando el cielo. Algún día os pondré los “cortes” con todos estos momentos que normalmente estan recogidos en los clips pero que suelo eliminar al editar el vídeo. ¡No, mejor no!
Al principio me miraban como “vacas al tren”, pero después de algo más de 3 años los tengo ya acostumbrados. La entrada en acción en este tipo de tareas suele ser progresiva, y las primeras series suelen ser las más lentas. Es entonces cuando les digo:
La felicidad esta ahí, la siento, esta empezando a llegar a mi pero no en grandes dosis, necesito un poco más. Tenéis que darme un poco más, no es suficiente. Se rien, aprietan los dientes y van a por la siguiente serie, la siguiente, y la siguiente.
Venga, un poco más, les decía hoy. Que vienen muchos partidos y no vamos a tener mucho tiempo para entrenar y vamos a aguantar ahí arriba con esto que estáis haciendo ahora. Darme la última, una más, tan sólo una más por cada lado.
Y cuando la terminan, les digo; “Estoy disfrutando tanto, tengo tanta felicidad encima que tenéis que regalarme otra más, una única serie más por cada lado y acabamos. Una más, bebéis agua y pasáis a trabajar con el equipo.
¡Y vamos si me la dan! Al final, el secreto no es conseguir un jugador que se parta la cara por ti, el objetivo es mucho mayor, tan ambicioso como conseguir que “muera” por ti. Que confíe a ciegas en aquello que le propones, y esto es tan sólo posible cuando el ve que tu eres el primero que se entrega a él.
Para mí, ese es el gran secreto, crear el clima necesario para que esto se produzca. Y cuando lo consigues, seguir alimentándolo, tal y como hacemos en las relaciones personales de nuestras vidas.
¿La frase para la noche del día de hoy? Vamos con unas cuantas: “El amor inspira siempre lo mejor de las personas. El amor hace que tu alma salga del lugar en el que está escondida” (Zora Neale Hursto). 
 
“Reírse a menudo y amar mucho, apreciar la belleza, encontrar lo mejor en los otros, entregarse uno mismo, es tener éxito” (Ralph Waldo Emerson).
“La mente determina lo que es posible. El corazón la sobrepasa” (Pilar Colinta). “Ser profundamente amado por alguien te da fuerza, mientras que amar profundamente a alguien te da coraje” (Lao Tzu). “Amar profundamente en una dirección nos hace amar más en todas las demás” (Anne-Sophie Swetchine).
Dedicado a todos los que siguen con interés esta aventura y a todas esas personas a las cuales he conocido en la distancia gracias a ella y a esta web. Y una más, que no me canso; “Ama la vida y la vida te amará. Ama a la gente y ellos te amarán” (Arthur Rubinstein).
Desde la ciudad de Johannesburgo como siempre con amor, mucho amor, el goalkeeper coach de Sundowns, ese que unos pocos también conocen como Jon Pascua Ibarrola.
Foto: El lienzo ya casi esta terminado, han sido muchas horas inmortalizando canciones, y con ellas recuerdos. Si volvería a nacer, jamás lo haría de nuevo. Ni un solo tatuaje adornaría mi cuerpo. ¿El problema? Que ya se que no voy a tener más vidas, por eso este ¡Es el momento!