Entrevista en Desmarque Bizkaia con motivo de mi vuelta por Navidad

Una inolvidable tarde de fútbol en la ciudad de Kitwe en Zambia
Jueves 30 Enero, 2014
La cabeza nos hace ser lógicos y mientras, el corazón, nos hace soñar
Viernes 6 Junio, 2014

Entrevista en Desmarque Bizkaia con motivo de mi vuelta por Navidad

Llega otra navidad ¿Como vives cada regreso a casa desde que vives en Johanesburgo?

Pues te lo puedes imaginar, son prácticamente 6 meses del tirón en una cultura y en un entorno que te desgasta enormemente, más si cabe cuando acumulas 3 años y medio viviendo sólo. Además de todo lo que conlleva estar con tu familia, volver a casa se convierte en una necesidad vital, sobre todo a nivel psicológico.

Cuando pasas la barrera de los 4 meses, es complicado. La paciencia con la forma que tienen de funcionar y hacer las cosas se te termina agotando, y necesitas salir del país para vaciarte de todo lo que vas acumulando y llenarte de energía para volver de nuevo “a la carga”.

¿Tres años ya en África, estas con ganas de nuevos rumbos?

La verdad es que si, aunque tengo contrato hasta el 30 de junio de 2015 lo veo complicado. Creo que los ciclos se acaban, por unas razones o por otras, y que no hay que forzar las situaciones. El mayor problema que tengo aquí es que no gozo de un equilibrio en mi vida, y hablo de lo personal.

Es un país muy segregado, tanto a nivel de razas como de escala social. En estos 3 años y medio he pasado momentos a nivel personal duros, muy duros, y en estos momentos siento la necesidad de vivir a la “europea”. Son una gran cantidad de aspectos que no puedo detallar aquí, pero que hacen que la vida sea a menudo dura y complicada.

Sobre todo en el entorno en el que me estoy moviendo y por el tipo de vida que llevo, muy centrada en el fútbol. No obstante ni tengo agente ni contactos para moverme. Estoy un poco fuera del mercado en este aspecto.

Es una experiencia fascinante en lo profesional y en lo humano…

No tengo ninguna duda. Pero además de todo eso ha sido un gran punto de inflexión para construir en mi persona y en mi forma de ver la vida. Tengo anécdotas y reflexiones como para escribir 100 libros y un bagaje emocional, de experiencias y de aventura que muy pocas personas van a tener la oportunidad de vivir a lo largo de su vida.

Además de Sudáfrica, he conocido países como Ghana, Suazilandia, Zimbabwe y Zambia. Ahora, mientras estoy escribiendo, se me ponen los pelos de punta tan sólo recordando mis vivencias en esos países. Estoy tremendamente agradecido a la vida por haberme dado la oportunidad de sentir y vivir todo esto.

¿Que es lo más curioso que te ha pasado en los últimos tiempos?
Curiosas son muchas cosas, su riqueza a nivel espiritual y emocional, su forma de atajar los conflictos, el gran clasismo y el abuso del poder de la gente que ocupa posiciones privilegiadas, su capacidad para perdonar después del Apartheid, la gran importancia que le dan al saludo, la felicidad que transmiten a pesar de vivir con poco, su desorganización, la corrupción y el soborno, su discreción y lo poco que critican la vida de los demás.

Viven sin tener envidia, su conducción sin “normas” y por el contrario lo bien que saben circular sin el funcionamiento de los semáforos, los cánticos y bailes en el vestuario, el gran respecto con el que los jugadores tratan a los técnicos, la gran cantidad de niños que traen al mundo sin tener ni tan si quiera una pareja estable, la poligamia y el papel de la mujer en la sociedad (muy lejos del papel del hombre).

La cultura machista (de la que en muchos casos la mujer quiere beneficiarse), el poco conocimiento de los medios de comunicación a nivel futbolístico, lo complicadas que pueden ser las cosas más sencillas, la poca seriedad que tienen con el tiempo, su impuntualidad, su actitud de “el que las da, las toma” y “aquí no ha pasado nada” (pues no se toman las cosas de forma personal)..Y podría seguir escribiendo durante horas. Pero sobre todo, me quedo con la alegría y la felicidad que transmiten.

Johann Neskens te dejo un grato recuerdo en tu etapa a sus ordenes…

Johan Neeskens era un gran tipo, una persona excepcional, un señor de los pies a la cabeza con el que tuve una gran conexión tanto en lo laboral como en lo personal. Le ayude en todo lo que pude, sobre todo a nivel cultural y de adaptación al club, intentando transmitirle cual es la mentalidad y la forma de hacer las cosas de toda esta gente.

Finalmente tras un año y medio, después de atravesar una situación deportiva muy complicada, llegó a un acuerdo con el club y volvió a Europa. Me dio mucha pena su marcha, son las únicas lágrimas que he derramado en este país. Recuerdo que en su despedida pública, delante de todos los empleados y altos cargos del club, se despidió de mi diciendo:
“Jon, quiero darte las gracias. Quiero que sepas que me gustas como persona y como entrenador, tienes un gran conocimiento y una gran implicación, eres un gran entrenador. En poco tiempo, te veo entrenando a un nivel muy alto” No lo olvidaré en la vida. El que me decía eso era Johann Neeskens ¡La leyenda!

Recuerdo con mucho cariño nuestras noches de concentración con aquellos helados de vainilla y sirope de chocolate al acabar la cena. ¡Era nuestro momento! Los dos teníamos gran afición al helado. De verdad ¡Qué gran tipo! Qué gran corazón y sentido del humor.

¿Con cuantos porteros trabajas ahora? No temes los retos…

En estos momentos tengo 4 porteros, pero he llegado a tener hasta 5, 3 de ellos internacionales por Sudáfrica, Zambia y Uganda. En estos 3 años y medio he trabajado con hasta 7 porteros internacionales, 5 de ellos en absolutas y 2 en Sub 21.

Mira, tengo tanta confianza en mi capacidad de trabajo que no me asusta nada, ni el equipo ni el nivel, ni la entidad de los porteros que vaya a entrenar ni el entrenador con el que vaya a trabajar. Con mis virtudes y mis defectos, creo que tengo la capacidad suficiente para desarrollar mi método de trabajo en cualquier entorno. Si he podido hacerlo aquí ¿Por qué no en otro club?

Es un puesto muy especial y del que seguramente hay mucho desconocimiento…

Esto es como todo, además del desconocimiento están las diferentes tendencias y formas de ver el entrenamiento y el juego del portero. Yo tengo mi punto de vista, que no tiene porque ser ni comprendido ni aceptado, pero puedo defender y razonar cualquier cosa que hago. No me afectan las críticas hacia el juego de mis porteros ni hacia mi método de trabajo.

Como tampoco me afectan las alabanzas, me mantengo muy al margen de todo esto. Y si, en gran medida no me afectan porque aprecio que en el entorno hay mucho desconocimiento, por lo que no presto atención a aquellos comentarios o críticas hacia los porteros cuando no tienen una base fundada a través de una lógica o sentido común.

Normalmente muchas de las críticas son tópicos; que si se le cae el larguero a la cabeza, que si no saca la rodilla, que si le han metido gol por su palo, que si no para un penalti etc… Eso sí, las críticas siempre las respecto, porque la gente paga un dinero para ver un espectáculo del cual yo obtengo un salario. Y mira, los entrenadores de porteros no somos “dioses”, el protagonista de la película es siempre el portero.

Las reglas siempre ‘pringan’ al meta. Ahora se puede colocar un contrario detrás de la barrera a dos metros del arquero…

Mira, en ese aspecto creo que los entrenadores de porteros “lloramos” bastante. La regla de la “cesión” es la mejor regla impuesta en el fútbol en toda su historia. Gracias a esta normativa tenemos un fútbol más dinámico. Yo todas estas reglas las veo como un reto que nos tiene que hacer cada vez más inteligentes y en el que cada vez tenemos que continuar creciendo y mejorando.

Con lo único que no estoy de acuerdo es con la tarjeta roja y la expulsión. Con todas las demás reglas, a pesar de que son algo “puntillosas”, me adapto. Personalmente me encanta que un portero tenga que poner el balón en juego en 6 segundos, porque con ello dinamiza el juego y esto le obliga a tener una mayor capacidad de percepción y de decisión en situaciones de estrés

¿Cuál es el problema? No tenemos porque protegernos tanto con esto. Pero claro, es mi punto de vista, seguramente equivocado, pero las reglas son las que son y de nada sirve quejarse.

Hasta qué punto es clave las condiciones, la mente, la actitud…

Es un cúmulo de muchas cosas, la calidad por sí sola no te garantiza rendimiento sin una actitud adecuada, de la misma manera que el trabajo, por sí solo, no va a brindarte el éxito. Hay porteros que siendo “básicos” han sobrevivido largos años en esto del fútbol y otros que siendo “brillantes” y teniendo más aptitudes que los primeros tuvieron carreras “breves” o apariciones “fugaces”.

Por ponerte un ejemplo y hablando de lo que es en mí caso ser entrenador: Personalmente considero que mi conocimiento del mundo de la portería viene a través de mi reflexión constante, y que esta reflexión constante se genera gracias a mi pasión. Mi pasión, es la que me genera el conocimiento.
La persona que soy me hace ser o no mejor o peor entrenador. Lo mismo sucede con un portero. Si no tiene capacidad autocrítica eso no le dejará mejorar y posiblemente limitará su capacidad de mejorar como portero. Hablando de condiciones, la inteligencia para mí es algo muy importante y una de las mejores virtudes que puede poseer un portero.

¿Se te puede considerar un autodidacta? Tus métodos son tuyos y no te importa divulgarlos además… Seguramente si, tres años y medio aquí han generado además en mí más capacidad para serlo. Estoy fuera de todas las tendencias y corrientes del entrenamiento del portero en Europa. Hay veces que los entrenadores funcionamos con modas. Si no haces esto o aquello que se está haciendo no estás en el camino correcto.

No obstante creo que tengo capacidad para desarrollar ideas. Si veo algo que me interesa lo optimizo y lo desarrollo con mi visión, a mi manera. Mí método de trabajo es básico, simple, pero considero que está bien gestionado porque se lo que quiero y donde quiero llegar en todo momento y me siento con la suficiente libertad para desarrollarlo tal y como yo quiero.
Todo, todo lo que hago, por simple que sea, es a la vez complejo, y lleva detrás una gran reflexión. Y si, no me importa divulgarlo porque compartir y ayudar me hacen sentir mejor persona. Estoy en una posición privilegiada, a mis 41 años tengo mi futuro económico resuelto, he conseguido mi sueño, que no era otro que no volver a trabajar en una cadena de producción en la vida y vivir de aquello que me gusta.
Siento que tengo la obligación de compartir, de dejar un legado, por pequeño e insignificante que sea. Hay muy poco corporativismo en este aspecto, muchos entrenadores sólo muestran su trabajo en cursos, que por otro lado son de pago y a los cuales la gente no tiene acceso, más aún con la crisis económica en la que la población está inmersa. En estos dos años y medio mi web a recibido visitas de prácticamente todos los países del mundo.

A diario, visitantes de cerca de 60 países visitan la web. Recibo gran cantidad de correos electrónicos de todas las partes del mundo mostrando su agradecimiento, muestras de cariño, de respeto. Eso es algo que le llena el alma a cualquiera y algo que te hace ver que el compartir tu trabajo y conocimiento merece la pena.

Con tus pupilos usas más la vía del convencimiento que la de la imposición…

Es que no puede ser de otra manera. El secreto es que ellos hagan lo que tú quieres que hagan pensando que ellos quieren hacerlo. En definitiva es el portero la persona que debe de responsabilizarse de su juego. Yo estoy ahí para ayudarle, no para imponerle, para ello es importante “negociar”. Crear un vínculo de compromiso, respeto y confianza con el que puedes llegar a “convencer”.

La “imposición” por sí misma es pan para hoy y hambre para mañana. Es como educar a un hijo, coartar la libertad sin justificación ninguna genera insatisfacción y no lleva a ningún sitio. Hay que respetar la esencia de cada portero, pero teniendo en cuenta unos mínimos, que por otro lado, no son “negociables”.
Tras 3 años y medio aquí, podría decir que tengo una autoridad moral sobre mis porteros que he ido ganándome con mi actitud y comportamiento. A veces puedo dar incluso la sensación de ser un “agente externo”, que viene a gestionar y optimizar los recursos dentro del departamento de porteros. He llegado a crear un clima completamente diferente al que tiene, por ejemplo, el resto del equipo.
Muchas veces los porteros me dicen: “Coach, tú no eres un entrenador normal”. “Es que yo no soy entrenador” les digo riendo. Les doy voz y voto, e incluso negocio, entre comillas, contenidos y cargas de entrenamiento. Les hago ver que soy yo el que está al servicio de ellos y no ellos al mío. Algo que por otro lado crea en ellos un gran compromiso.

Es la pescadilla que se muerde la cola. Yo te doy, tú me das y estamos juntos en esto, para lo bueno y para lo malo. Y luego la verdad es que los adoro, los quiero muchísimo. Soy una persona bastante emocional, no puedo evitarlo.

No se si “escribes” mas en tu web y blog que en la piel, llegas hasta arriba de tatoos…

La verdad es que vuelvo “cargado”. Excepto la espalda, tengo todo el tronco superior tatuado, incluidos ambos brazos. Diseños mahoríes, tribales, frases célebres de personajes históricos, valores, y sobre todo títulos de canciones. Las canciones son para mí la mejor manera de inmortalizar recuerdos.

Me preocupa también muy poco el qué dirán. Para mí cada uno puede hacer en esta vida lo que quiera, siempre y cuando se respeten los principios de la libertad de los demás. Mi aspecto puede condicionar la imagen que otros pueden crearse sobre mí pero es algo que no me preocupa. Es algo que he aprendido en África.

Como digo muchas veces, como persona estoy lleno de defectos pero tengo dos virtudes muy grandes; La primera es que jamás tengo una mala intención ¿La segunda? Pues que Dios me dio un don muy grande, el de no saber qué es la envidia. Tanto la web como mis tattoos, son una filosofía y forma de entender la vida.

Iago Herrerín te llama ‘Tito’. Un portero valiente y peculiar que te aprecia mucho…

Con Iago tuve una relación muy intensa y muchas “peleas”, siempre desde el cariño y el aprecio mutuo, el tiempo pasado conmigo es algo que él seguramente recordará durante toda su vida. Lo cogí en una etapa complicada, cuando era joven y estaba aún creciendo, tal y como lo estaba haciendo yo porque apenas llevaba 5 años entrenando.

Lo hice lo mejor que pude pero en muchas cosas me equivoqué, principalmente porque no tenía la “mochila” de experiencias que tengo ahora y yo también estaba aprendiendo. Y si, me llamaban así, tanto Iago Herrerín como Raúl Fernández-Cavada como Javi Mandaluniz (los tres porteros que entrené en el equipo filial). Todavía lo siguen haciendo y creo que si algún día vuelvo a entrenarlos nada cambiaría. Hace 4 años que no los veo.
Bueno, a Jabi Mandaluniz sí, tengo una relación más estrecha con el producto de la situación deportiva complicada que estaba atravesando en el club cuando yo trabajaba en el Athletic. Considero que ese es también parte del trabajo del entrenador de porteros, estar más cerca de aquellos que no dispongan de mucho tiempo de juego centrándote en el plano personal un poquito más en ellos.

Para mí el fútbol, es a menudo secundario. Para mejorar el rendimiento deportivo a veces es necesario escarbar en lo personal. Si te soy sincero para mí el fútbol no es el fin, es el medio. Estoy más interesado en ser feliz en la vida que llegar a ser un entrenador de porteros de reconocido prestigio. Y así, poco a poco, pensando en lo primero, sin darme cuenta, voy creciendo como entrenador porque trabajo sin presión.

Su llegada y competencia ha ‘traído’ al mejor Iraizoz desde que está en Bilbao. Un Gorka al que siempre has defendido…

Pero es que Gorka Iraizoz con sus limitaciones, que también las tiene como todos los porteros del mundo, es un gran portero y nunca he tenido ninguna duda de ello. Es un portero de aportación bastante completo y equilibrado en todas las facetas del juego. El problema es el “prisma” con el que se miran las cosas.

Luego también está la “exigencia” de la lupa con la que San Mamés observa la demarcación del portero. No es fácil para un portero ofrecer rendimiento en San Mamés durante un espacio prolongado de años. El público de San Mamés es un público bastante agresivo y crítico con el portero. Es mi apreciación al respecto, pero puedo estar equivocado.

Tienes alguna noticia de los más jóvenes de Lezama? Kepa Arrizabalaga, Alex Remiro y Unai Simón…