La boda de Surprise Moriri, Sudáfrica y siempre “Beautiful in my eyes”

Sudáfrica despierta con la noticia del asesinato de Senzo Meyiwa
Lunes 27 Octubre, 2014
Cuando la implicación, generosidad y el agradecimiento son compartidos
Sábado 29 Noviembre, 2014

La boda de Surprise Moriri, Sudáfrica y siempre “Beautiful in my eyes”

Siempre estaré agradecido a este país, Sudáfrica, y a este continente, África, que tanto me han dado durante estos casi cinco maravillosos y, también porque no decirlo, complicados años de mi vida, que me han hecho crecer tanto en el aspecto deportivo como en el plano personal.
Durante la tarde de ayer sábado tuve la oportunidad de presenciar y de participar, por primera vez en este país, en una boda. ¿El prometido? Nada menos que Surprise Moriri, uno de los jugadores emblema de Sundowns y de Sudáfrica. Toda una leyenda viva y jugador todavía en activo con el cual comparto mi vida desde mi llegada a Sudáfrica allá por el mes de julio de 2010, con el cual mantengo una estrecha relación. Más estrecha, si cabe, que con cualquiera de los componentes de mi particular “Ejército de las Tinieblas”.
Para ser sincero Surprise no era soltero, sino que llevaba ya 6 años casado. Contrajo matrimonio en boda tradicional Zulú, con pago de la “Lobola” (dote por la esposa) incluido y ahora, después de 6 años, decidió celebrar la boda “blanca”, tal y como llaman aquí la habitual celebración que todos estamos acostumbrados a disfrutar en España o Europa.
Las emociones que me invaden cuando comparto estos momentos propios de la cultura de la gente de color me compensan, en cierta medida, los grandes momentos de soledad que a menudo atravieso, y que cada vez, pare ser sinceros, creo que me pesan más. Aunque quizás no sea la soledad lo que me pesa, sino toda esa parte de mi vida anterior que hecho de menos como la familia, el mar y los amigos.
Ver a Surprise Moriri entrando en la sala junto con las Damas de Honor y su mujer bailando en coreografía ha sido realmente emotivo y espectacular. Don Surprise, uno de los jugadores más inteligentes que he visto en un campo de fútbol en mi todavía corta pero intensa carrera deportiva, humilde y de gran corazón como ninguno, me ha alegrado una semana que por diferentes motivos estaba siendo muy, muy dura.
Y es tras finalizar su curiosa entrada en la sala cuando tuve la oportunidad de escuchar “Beautiful in my eyes”, concretamente la versión de mi tocayo Elton John. Allí mismo, en la sala, puse a trabajar al “Shazam” y pude hacer la descarga a mi teléfono móvil. Además de la canción, he disfrutado de esta boda como de ninguna, sobre todo por el gran contenido y carga emocional del evento, propio de la cultura de estas gentes de color. Sudáfrica, la quiero tanto como me agota, la amo tanto como a menudo rechazo me provoca. Perdonar por la expresión pero “Me cago en lo más barrido” porque este país esté a este otro lado del mundo, tan lejos de mi hogar, de mi casa, de mi familia. ¡Si no fuera por esto no marcharía de este club en la vida!
Al abandonar la boda y conducir para volver a casa, conecté el Bluetooth para poder escuchar a través de los altavoces del coche la canción durante los 30 kilómetros que tenía que recorrer hasta mi hogar dulce hogar de Melrose Arch. Conducía pensando en llegar a casa para poder disfrutar de nuevo de aquellos momentos escribiendo, a la vez que sintiéndome afortunado por haber tenido la oportunidad de vivir durante estos últimos casi cinco años todo esta gran variedad de experiencias.
Triste por saber que este ciclo se está acabando y feliz por haber sabido disfrutarlo. Quizás sea por eso, tal y como dicen aquí;, que sea “Un hombre negro atrapado en una piel blanca”. Quizás por eso Surprise Moriri me salude todas las mañanas con un abrazo a la vez que me dice “Buenos días, hermano negro”. ¿Seré capaz de abandonar este país algún día? Momentos como el de ayer me compensan el desgaste sufrido en la cultura del poder y del miedo. A pesar de que gracias a mi gran positivismo me gusta pintar las cosas de blanco, hay momentos en los cuales esto, a uno, comienza a dolerle, incluso a molestarle, y mucho.
No obstante, he elegido vivir así porque prefiero esto a padecer una vida insignificante y plana, y por aquello de que necesito de las emociones y de una gran dosis de vida interior para dar sentido y disfrutar de la existencia. Esto es algo que esta aventura me proporciona, y una de las grandes razones por las cuales me da un miedo terrible abandonar este país.
Miedo de encontrarme viviendo una vida sin sentido en España, que no me proporcione momentos como el de la tarde de ayer y de no poder disfrutar del fútbol a este nivel o incluso de no tener una oferta de trabajo, o disfrutar del fútbol desde una posición que no me satisfaga. Pero aún así, los ciclos se acaban, y más pronto que tarde me toca emprender el camino de vuelta a España.
No por el hecho de disfrutar de un fútbol más mediático, como podría ser el de la liga española, sino porque es el medio en el cual me desarrollo y sigo interesado en saber cual es la esencia de este trabajo. Esto último es algo que interesa, muy por encima de muchas otras cosas, además de que puede darme la oportunidad de vivir el fútbol de otra manera y poner en práctica todo lo aprendido durante estos últimos años. De nuevo, me vería obligado a adaptarme pues, para ser sinceros, mi experiencia en el fútbol profesional de alto rendimiento queda limitada a Sudáfrica.
Hay veces que pienso “No salgo de aquí ni con agua hirviendo” ¡Ojalá me despidieran! Lo que cuesta desprenderse de las cosas que uno ama aunque a menudo le hagan daño, como a veces es el caso. “You are beautiful in my eyes, you will be always beautiful in my eyes”. Tu eres hermosa a mis ojos, tu siempre serás hermosa a mis ojos. Me refiero, cómo no, a mi aventura en África. Todo esto lo venía pensando mientras conducía de vuelta a casa a través de la ciudad de Johannesburgo siguiendo la ruta marcada por mi GPS. Y aunque no se me ha escapado ninguna lágrima, poco ha faltado. Gran canción con la que di fin a una tarde realmente espectacular y que he decidido inmortalizar con esta nota de mi blog dirigida a todos aquellos, que como yo, tienen una vida interior.
Para todos aquellos que saben tanto sufrir como amar, que disfrutan y aceptan el reto de vivir de esta manera, y salen de sus zonas de confort y comodidad porque no quieren morir en vida, adjunto el enlace. No tengáis ninguna duda de que esta canción también acabará tatuada en mi cuerpo. Tarde o temprano, encontraré el momento para hacerlo. Aquí la tenéis, “Beautiful in my eyes”.
Dedicado a todos aquellos a los cuales no les gusta la Navidad, y aquellos a los cuales la cantidad de amor que comparten y dan nada tiene que ver con las fechas en las cuales viven, sino con la forma y el modo en el que viven. Para todos aquellos que miran el camino pensando en todo lo que les queda por delante, pensando que lo que han vivido hasta el momento es un privilegio.
Para los que quieren abrir el camino a lo que vendrá, pensando que será algo igual o mejor a lo que tienen y que saben, sin ningún tipo de duda, que nada será igual a lo vivido. ¿La frase del día de hoy? “El secreto del cambio es enfocar toda tu energía, no en la lucha contra lo viejo, sino en la construcción de lo nuevo”.
A continuación, adjunto también un breve vídeo de Surprise Moriri entrando en el comedor. Esto, es una boda de “blancos” llevada a cabo por gente de “color”. Gracias “Black Brother” por esos maravillosos momentos. Eres otra de las razones por las cuales adoro al país de la cultura del miedo.
Y por cierto, la tarde de ayer finalizó de una manera espectacular. A pesar de que no pude ver los partidos al encontrarme disfrutando de la boda de Surprise Moriri, la selección de Zambia se impuso a la de Mozambique por 0 goles a 1 con Kennedy Mweene parando un penalty y Uganda hizo lo propio frente a la de Ghana con Dennis Onyango cuajando un gran partido. ¡Que dos grandes tipos!
Desde Johannesburgo como siempre con amor mucho amor el goalkeeper coach de Sundowns, también conocido por algunos, solo por algunos, como Jon Pascua Ibarrola, “profe” o “sweetman”. Dedicado también a Rafa Garcia, mi “banquero” favorito de la ciudad de Sevilla, a Amaya Gallo Muguruza, conductora del “Tren de la Bruja” en Santander, y a todas a cada una de esas personas procedentes de esos más de 120 países del mundo que, cada mes, están interesadas en leer lo que escribo.
Jon Pascua Ibarrola
Johannesburgo, Domingo 16 de noviembre de 2014
 
Fotos: Son Surprise Moriri, durante una de nuestras tantas y habituales fotos a pre-partido a la llegada al estadio (portada y arriba). Durante la tarde de ayer, en la celebración de la boda (centro de la noticia y sobre estas líneas).