Ser competente para ser competitivo, por José Carrascosa Oltra

El rendimiento es un estado de ánimo, por José Carrascosa Oltra
Miércoles 21 Enero, 2015
Más preparados pero menos competitivos, por José Carrascosa
Lunes 20 Abril, 2015

Ser competente para ser competitivo, por José Carrascosa Oltra

El entrenador se queja de lo difícil que resulta encontrar futbolistas autónomos, valientes, capaces de tomar decisiones eficaces en el terreno de juego sin mirar al banquillo. El profesor se lamenta de que el alumnado sea pasivo, participe poco en clase, tenga pocas iniciativas, se limite a escuchar, no se esfuerce… Muchas madres y padres cuestionan la comodidad en la que viven instalados sus hijos.
La pasividad es el resultado o la consecuencia de una manera de educar, de entender la enseñanza / entrenamiento, donde prima escuchar, obedecer, no salirse del guión, cumplir, no exigir demasiado… Esto ya no funciona. La sociedad demanda personas creativas, que tomen iniciativas, propongan, sean críticas, se esfuercen, superen dificultades…
Madres y padres, profesores y entrenadores han de involucrarse de forma activa en la educación emocional de  sus hijos, alumnos y deportistas. Lo han de hacer de forma natural desde el ejercicio de su rol. El coaching les ayuda a hacerlo, aportándoles herramientas que estimulan el desarrollo de personas competentes, preparadas, resolutivas, con buena autoestima, felices…
Y es que ya no es suficiente con acumular conocimientos (SABER) Y destrezas (SABER HACER). Es imprescindible enseñar a tomar iniciativas (QUERER HACER), a ser resolutivo o eficaz en un contexto dado (PODER HACER) y a conducirse siempre ilusionado, motivado, predispuesto, sabiendo involucrarse en un equipo de trabajo (SABER SER / ESTAR). Es momento para enseñar COMPETENCIAS.
Las COMPETENCIAS son recursos, herramientas o soluciones efectivas que nos permiten resolver con eficacia cualquier demanda. Las personas tenemos que llenar nuestra “mochila” o “caja de herramientas”. Podemos distinguir varios tipos de competencias: 1) información o cultura general; 2) técnico-profesionales; 3) EMOCIONALES; 4) lingüísticas (idiomas); 5)  información y comunicación (TIC); 6) físicas o deportivas; 7) culturales o artísticas… Cuantas más competencias se tienen más COMPETENTE o resolutivo se es, más preparado se está.
SER COMPETENTE hace a la persona COMPETITIVA, le prepara para trabajar a un nivel óptimo, superar las dificultades, hacer frente a la máxima exigencia, facilita las relaciones personales y sociales, lo que potencia la autoestima y es fuente de bienestar emocional. SER COMPETENTE es un proceso abierto y permanente de aprendizaje, formación y desarrollo que va mucho más allá de lo profesional, pasa por las relaciones sociales y se concreta en lo personal. SER COMPETENTE hace SER COMPETITIVO y aumenta el BIENESTAR EMOCIONAL.
SER COMPETENTE ayuda a disponer de un amplio bagaje de competencias de todo tipo, prepara a las personas para resolver con buena nota ese examen diario, más o menos difícil, que te va deparando la vida, les permite
construir su propio proyecto de vida y disfrutar de bienestar emocional.
COMPETIR se entiende como un desafío en el que el rival es uno mismo. La superación personal o el aprendizaje permanente está en la base de lo que se entiende por competir. Competir es aprender y mejorar cada día hasta lograr ser una persona competente. En la medida en que aumenta el nivel de competencia se es más competitivo. Se trata de SER COMPETENTE,
disponer de recursos, para ser eficaz o SER COMPETITIVO.
SER COMPETITIVO no es una cuestión de carácter o temperamento sino de formación y preparación, también emocional. COMPETIR es un concepto un tanto denostado y castigado socialmente, mucho más SER COMPETITIVO. Considero necesario rescatar ambos conceptos, COMPETIR y SER COMPETITIVO, desde el enfoque de la preparación y superación personal, es decir del aprendizaje de competencias que otorgan eficacia a una persona en todos los ámbitos.
COMPETENCIAS EMOCIONALES son herramientas, recursos o soluciones que tienen que ver con la óptima gestión emocional. Se hace necesario saber leer y resolver estados emocionales, entender y comprender las emociones, saber alimentar unas y frenar o reconducir otras, saberlo hacer tanto con las propias emociones y como con las ajenas…
Las competencias emocionales dibujan la inteligencia emocional. Detrás de personas eficaces y felices siempre está la inteligencia emocional, una buena “mochila” de COMPETENCIAS EMOCIONALES. Las COMPETENCIAS EMOCIONALES se enseñan y se aprenden, se entrenan. En Saber Competir ayudamos a desarrollar la inteligencia emocional desde el entrenamiento emocional, coaching personal, coachin grupal, talleres emocionales…
PRÓXIMAMENTE iré escribiendo en mi blog sobre cómo entrenar las competencias emocionales. Primero identificaré las competencias emocionales básicas y luego escribiré sobre cómo entrenar cada una de ellas. (Entrenamiento Emocional / Coaching)
José Carrascosa Oltra Psicólogo del deporte @sabercompetir