¿Cual es el secreto para ser un buen EdP? por David García Luque

Para empezar responderemos rápidamente a la pregunta del enunciado; no hay ningún secreto para ser un buen entrenador de porteros. Podríamos comenzar diciendo que un entrenador de porteros debe poseer muchas cualidades, pero la principal en mi opinión personal es la de saber transmitir, es decir, creer en su estilo de entrenamiento que le está comunicando y transmitiendo diariamente a sus porteros, porque si no, inmediatamente, es descubierto por ellos.
El entrenador de porteros, tiene que sentir que está convenciendo a sus porteros con su trabajo, y que dicho trabajo, hará llevarle a un camino exitoso que ambos creen que es el correcto.  Establecer un convenio o acuerdo con los porteros sobre los contenidos que vamos a trabajar y como los vamos a trabajar, pienso que es la clave para que las cosas vayan bien y funcionen,  porque cada portero tiene una idea personal y un derecho a expresarse.
Si nos ponemos de acuerdo entrenador de porteros y porteros en como entrenaremos, podremos conseguir grandes cosas que ellos pretenden conseguir. Pedirle a un portero cosas que no sea capaz de hacer entrenando porque los ejercicios conllevan una dificultad extrema y además no les va a servir y ayudar para nada, solo les transmite y provoca inseguridad.
Por consiguiente, si conocemos a nuestros porteros y les podemos explicar y comentar que si trabajan de una forma determinada todo irá a mejor, serán capaces sin lugar a dudas de trabajar con ganas de hacer las cosas bien, porque les pondremos la interrelación nuestra para que el trabajo vaya a mejor. Y, ¿no puede suceder que el problema está en que nuestros porteros no nos comprenden?
No, los porteros son muy inteligentes, además de ser muy intuitivos, por tanto, hay que darles mucho valor a su capacidad de entender las cosas. Están muy preparados y cada día más y hay que tratarlos con un alto nivel. Además, debemos tener en cuenta que nosotros, los entrenadores de porteros, queremos hacer lo que nosotros entendemos que es lo mejor, pero su manera de competir, puede ser o es más elevada que la que nosotros podemos llegar a entender, por tanto, hay que darles un entorno para poder expresarse.
Para ello, según mi opinión, un entrenador de porteros, tiene que ser ejemplar, porque su poder reside en el ejemplo, en el saber estar y actuar con eficacia en cada situación. Debe poseer una integridad, que le ayude a ganarse la confianza de sus porteros, y sobre todo, se tiene que ganar el respeto y nunca imponerlo. Ser un entrenador de porteros autoritario, te puede llevar a fracasar.
Otra raíz fortalecida de la que debe emanar todo entrenador de porteros, es que debe estar continuamente en formación, ya que el fútbol es muy complejo y conlleva un cambio constante, por tanto, tiene la obligación de digerir correctamente los nuevos conocimientos.  Además, debe ser vocacional y sobretodo un buen observador, para estar atento a los gestos, acciones e intervenciones  de sus porteros.
El lenguaje no verbal es muy amplio y si llegamos a dominarlo con la experiencia y el aprendizaje que se nos brinda cada día, será el encargado de ayudarnos a decidir qué tipo de decisión tomar. Como conclusión, podríamos decir que existen muchos entrenadores de porteros que piensan y trabajan de forma diferente a la nuestra, cosa totalmente respetable, pero lo que no se puede consentir y permitir, es que haya entrenadores de porteros que trabajen con unas ideas que no crean firmemente en ellas y no ayuden a sus porteros a mejorar continuamente.
Como vemos, son muchas las responsabilidades que engloban el trabajo de un entrenador de porteros, por tanto, debe tener bien establecido un plan para llevarlo hacia adelante, y sobre todo, aplicar  un método de entrenamiento adecuado. ¿La frase del día de hoy? “Cada uno tiene que luchar por ser el mejor, pero sin la ayuda de los demás, eso es imposible. Si quieres ir deprisa ve solo, si quieres llegar lejos, ve acompañado”.
David García Luque @DavidGarcaLuque http://pasionentrelospalos.blogspot.com