Surcando el cielo africano rumbo a mi Bermeo natal ¡Cuanto amor me llevo!

Durante la tarde de hoy domingo 24 de mayo el goalkeeper coach de Sundowns dará comienzo a la operación retorno y viajará rumbo a su hogar dulce hogar de su Bermeo natal. Salida de Johannesburgo a las 19:00 horas del domingo y tras escala en París mi aterrizaje en el aeropuerto de Bilbao esta previsto para las 10:10 de la mañana del lunes. Un año más, y van 5, hemos dado por acabada una nueva temporada y volvemos para casa con la satisfacción, al igual que la temporada pasada, de haber conseguido un título.
Si la edición anterior nos hicimos con la liga en la presente ha caído la Copa. Contento y satisfecho de poder cerrar de nuevo el años con un título, y más aún por el nivel mostrado por el departamento que lidero. Todos los componentes de mi particular “Ejército de las Tinieblas” han tenido la oportunidad de participar en competición oficial y eso es algo que me llena de orgullo. Vuelvo una vez más agradecido.
Agradecido por todo lo bueno que este país, su fútbol y sus gentes han traído a mi vida, por aquello de que la han hecho más fácil, y agradecido también por lo malo, porque me ha hecho más fuerte. Parece que fue ayer cuando llegara a este país allá por el mes de julio de 2010 con 37 años, y sin darme cuenta me he plantado ya en los 42. Cinco largos años de mi vida, intensos y más que bien aprovechados, sobre todo en todo lo referente al trabajo. Mentiría si diría que no he renunciado a parte de mi vida personal, es un hecho.
El mundo del deporte profesional exige una serie de sacrificios y nadie esta libre de pagar un precio por ello. Y a pesar de esto, del nivel de sacrificios y el precio que hay que pagar por conseguir nuestros objetivos, no garantizan el que vayamos a conseguirlos. Cada año marcho con la sensación de haber dado un valor añadido al departamento de porteros y que la curva de crecimiento sigue siendo ascendente.
Cada año también, a pesar de que el cansancio y el desgaste son cada vez mayores, tengo la sensación de que entiendo cada vez mejor la cultura y el entorno, a pesar de que me hacen pasar momentos duros, muy duros. Aquí, en este país, hay que ganarse cada metro, cada yarda, y lo visto en estos 5 años me dice que muy pocos entrenadores europeos son capaces de sobrevivir al entorno y conseguir el éxito.
Algunos por ser incapaces de adaptarse al medio y otros por no querer pagar el precio que ese desgaste conlleva. Ambas, son cosas muy distintas. Sudáfrica engancha, te absorbe, lo mismo que Sundowns, tienen ese “don” especial. A veces los comparo con esa mujer que es capaz de volverte loco, de sacarte de tu sano juicio y la cual eres incapaz de abandonar porque las sensaciones que te produce estar con ella jamás nadie te las podrá dar. Hoy, de nuevo, puedo decir aquello de “Cuanto amor me llevo”, algo que seguramente vendrá en relación al que he dado.
En esta vida, todo lo que das, te lo das, y es por esto que siempre me preocupo más en dar que en recibir, porque se (quiero pensar), que me lo estoy dando. El “Black Brother” (hermano negro), tal y como me llaman aquí estas gentes, vuelve a casa, con un futuro incierto y esperando que la vida le muestre el siguiente paso. Desde aquí, desde este maravilloso otro lado del mundo, agradecer a las gentes de más de 70 países que a diario, más de 120 al mes, y prácticamente todo el mundo al año, pierden un momento de su día para leer esta preciosa historia, nuestra historia. El goalkeeper coach de Sundowns y su particular “Ejército de las Tinieblas”, que bien podría ser llamado el “Ejército del amor”, os dan las gracias. ¿La frase del día de hoy? “Amar no es solamente querer, es sobre todo comprender” (Francoise Sagan).
Foto: Con Goolam Valodia (de raza india, casado con 3 hijos, musulmán y un gran amigo), uno de los dos analistas de Sundowns y una de las pocas personas que continúan trabajando en el club de aquellas que conocí a mi llegada a este país y este continente, allá por el mes de julio del año 2010, durante unos de nuestros innumerables viajes defendiendo los colores de Sundowns.