De vuelta en Bermeo tras una breve estancia de once días en Mallorca

Ya estoy de vuelta en mi hogar dulce hogar de mi Bermeo natal tras una breve pero aprovechada estancia en la isla de Palma de Mallorca de apenas 11 días, en los cuales he podido disfrutar de nuevo del sol, del mar, de la brisa y del olor a sal. Han sido unas vacaciones increíbles en compañía de la familia Peluffo, que me ha abierto las puertas de su hogar de par en par y me han hecho sentir realmente en casa. Nunca hubiera imaginado que estas vacaciones me iban a ofrecer tanto en lo personal, y me han inspirado tanto que tengo en mente escribir una nota en mi blog haciendo referencia a lo vivido.
Gran sorpresa la que me he llevado con las posibilidades de la isla, que me ha gustado mucho. ¿He dicho “gustado”? Mejor corrijo. ¡Me ha encantado!. Y eso sin apenas ver nada, pues prácticamente he pasado la totalidad de los días en la misma zona y no me he desplazado mucho, tal y como habitualmente hago durante todas mis vacaciones, pues me gusta también tener mis rutinas en todos aquellos lugares que visito.
Más que la belleza o no de los lugares, son las sensaciones que estos me producen las que me cautivan, sobre todo en calidad y sencillez del estilo de vida. En cuanto a lo laboral seguimos a la espera de alguna oferta de trabajo, y tan sólo tengo en el horizonte mi participación en el Primer Congreso Internacional de Arqueros de Chile que tendrá lugar en la ciudad de Talca los próximos 10, 11 y 12 de Diciembre.
Y ¿Mientras? Pues seguiremos disfrutando de este regalo, a modo de tiempo libre, que la vida me ha otorgado. ¿La frase del día de hoy? “La mayoría de las personas planifican sus vacaciones con mucho más cuidado que sus vidas.  Quizás eso se debe a que escapar es más fácil que cambiar” (Jim Rohn).

No tengo ninguna duda. Aunque también es verdad que cuando uno ya ha tomado la decisión de cambiar de vida, planificar unas vacaciones es tan sencillo como meter lo necesario en una maleta. Tan sencillo como que ya estoy pensando en un nuevo viaje. Desde la costa vizcaína como siempre con amor, mucho amor, Jon Pascua Ibarrola. El cielo sigue siendo el limite, un día más.

Foto: Con el uruguayo Gabriel, su pareja alemana Sabine, y su hijo Aaron (mi sobrino), durante un paseo en bicicleta bordeando la costa de la ciudad de Palma de Mallorca.

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.