Un cuerpo técnico es un equipo de trabajo, por Quini J. Mediavilla

Mucho tiempo y poca prisa, por Xabier Martín Nebreda
Domingo 3 Enero, 2016
¿Mi hijo de portero? Prefiero que sea delantero, por Luis Fernández
Martes 19 Enero, 2016

Un cuerpo técnico es un equipo de trabajo, por Quini J. Mediavilla

El otro día me dio por pensar acerca de los años que llevaba en el fútbol sala como entrenador, ya que curiosamente, yo empecé al revés de como empieza casi el todo el mundo; entrenando a un equipo senior. Y es ahora, con el paso del tiempo, cuando estoy entrenando en la base. Si, soy de esos que pasó de ser jugador a ser entrenador.
Ocurrió cuando decidí al volver al club donde me inicie jugando al futbol sala. Allí, un día, me dijeron, “¿Porque no te haces cargo del equipo y nosotros nos hacemos cargo de tu titulación como entrenador?”. Y así comenzó todo. En la Preferente Madrileña, junto a jugadores que habían sido mis compañeros y con mucha ilusión. Si, allí me fogueé, cometí errores, aprendí, vi muchísimo futbol sala, e intenté ser una esponja de todo aquello que rodeaba al mundo del entrenador.
Fueron aproximadamente unos 12 años entrenando en equipos senior, preferente, Nacional A y B (2ªB y Tercera actualmente). Una etapa muy orientada a resultados, que fue de una gran enseñanza y experiencia para mí. Pero en un momento complejo de mi vida, debido a la enfermedad de mi padre, decido parar.
Pasados unos meses un ex jugador me comenta, “¿Porque no te vienes ayudar a nuestro club durante tres meses?, Estamos muy cerca de tu casa y casi no le quitarás tiempo a la familia?”. Yo ya estaba empezando a echar de menos el Futbol sala, además de que siempre me había sentido muy atraído en la vida por el tema de la formación. Entonces pensé: Y ¿Por qué no? Así que comencé de nuevo a entrenar en el año 2008.
Y cuando disfrutas apenas te das cuenta de que cada vez inviertes más tiempo en esto y te comprometes mas en ello. Y curiosamente, durante esta etapa, es cuando más he investigado y aprendido sobre metodología, dirección de equipos, psicología deportiva y de todo lo relacionado con el mundo del entrenador. Seguramente porque me di cuenta de que estaba más orientado a la enseñanza o a la formación, y que lo que quería era aportar y hacer las cosas de la mejor manera posible.
Con el paso del tiempo vas evolucionando y modificando tu metodología de trabajo, a la vez que aprendes a adaptarte a los tiempos que tienes para realizar las sesiones de entrenamiento. Priorizas, planificas y hasta diseñas tu trabajo pensando en cómo mejorar a tu equipo y tus jugadores. En otras ocasiones trabajando en la base había recibido críticas porque con 3 a 4 horas de tiempo de entrenamiento a la semana le daba prioridad al balón y al entendimiento del juego sobre la preparación física especifica.
Con las pocas horas que disponía, mi prioridad era conseguir enseñar los fundamentos, que entendieran el juego, trabajando la táctica colectiva e individual, utilizando tareas contextualizadas y con intensidades similares al partido, mejorando con ello la toma de decisiones de los jugadores.
No voy hablar de la importancia que debe tener en nuestro método de trabajo un modelo o estilo de juego. Yo tengo uno e intento que también influya en nuestra forma de entrenar y jugar. Pero en este aspecto soy flexible, porque el club también tiene algo que decir al respecto. Mi método es la suma de muchos métodos, donde la prioridad del tiempo marca mucho las formas y método a utilizar.
Estos últimos años han sido para mí los de mayor aprendizaje, donde más he dudado y más respuestas he buscado. Aunque mis primeros años fueron buenos, en cuanto a resultados, pienso que no enseñe tanto a mis jugadores como podría enseñarles ahora.
Es por esta razón que en este recorrido como entrenador, te vas dando cuenta en aquellas decisiones en las cuales te has equivocado. Recuerdas lo que aprendiste y lo ves como algo positivo. Todo esto quiere decir que seguimos buscando soluciones y respuestas, y que seguimos queriendo mejorar.
Creo todo esto se llama evolución, y lo conseguimos cargando nuestra mochila con nuevas experiencias. No es cuestión de conseguir resultados sino de buscar cómo hacer crecer a esas personas que están en tu equipo, tanto a nivel individual como colectivo. Y tu equipo no son solo hay jugadores, también hay compañeros. Personas que forman tu equipo de trabajo, el llamado cuerpo técnico. Son otra parte del equipo que me parece clave y a la que valoro muchísimo, ya que soy una persona que cree mucho en el trabajo en equipo.
Hoy, por medio de este artículo, me gustaría daros mi opinión de los aspectos que considero importantes dentro de un cuerpo técnico. Para mí un cuerpo técnico es un equipo, y por tanto, lo primero que hay que hacer es dar ejemplo de cómo ser un equipo y de cómo trabajar en equipo. Un equipo, con una serie de particularidades, como son: afinidad, trabajo en equipo, sinergia, confianza, respeto, colaboración, consenso, delegar, cohesión, comunicación, etc.
En consecuencia, hay que formar un buen equipo de trabajo donde haya un gran desempeño colectivo, y en la que serán claves la sinergia y el trabajo en equipo. Pero para trabajar en equipo y colaborar no es necesario ser amigos, pero sí que existan muchas cosas que nos unan y nos atraigan a trabajar juntos.  Porque nos aporta, porque estamos identificados con un objetivo común y porque con ello existe un gran beneficio mutuo.
Hace poco leí una frase, que considero muy apropiada, para cuando se trabaja en equipo: “No es necesario tener en tu equipo a los mejores, pero si a los más adecuados”. Lo veo como algo fundamental.
Debemos identificar a las personas adecuadas teniendo en cuenta aspectos como las características personales, la filosofía, la metodología de trabajo, el estilo de liderazgo o de dirección de equipos. Es cierto que a menudo pueden existir importantes diferencias, pero de alguna manera nos complementamos con ellas.
Algunas características que para mí son importantes a lograr como cuerpo técnico son:
– Compartir el conocimiento y la información, se transfiere y circula entre los miembros del equipo creando un nuevo conocimiento, tanto a nivel grupal como individual. Y cuanto más fluida sea esta circulación, mejor será el desempeño del equipo como tal.
– Que exista retroalimentación, todos se aportan, y por tanto el nivel de sinergia es máximo, aprenden los unos de los otros.
– Que haya un nivel de escucha muy alto, se dialoga se debate, y finalmente todos trabajan por una idea en común, es más incluso no estando a veces de acuerdo, se respeta esa decisión, porque se ha decido que es lo mejor, por y para el equipo.
– Conseguir un alto grado de comunicación, ya que sin una buena comunicación los equipos no funcionan, si esta falla, no fluirá todo como debe.
– Que no se tenga miedo a que alguien sea un especialista, y tenga más conocimiento en algún área específica, lo importante es lo que aporta, y que lo comparte con los demás.
– Que todos se creen importantes y necesarios, el primer entrenador es el que toma la última decisión, pero saben que todas las opiniones se tienen en cuenta, y serán valoradas.
¿Qué rasgos clave buscaría para un cuerpo técnico?
– Capacidad para el trabajo en equipo.
– Alto nivel de Sinergia.
– Capacidad de crear un gran entorno colaborativo.
– Elevado grado de comunicación.
– Confianza y el respeto: Deben ser los valores/pilares clave del equipo.
Hay que tener en cuenta  que, como en cualquier equipo, pueden surgir problemas entre los componentes del cuerpo técnico, y estos suelen aparecer por:
– Ideas diferentes de estilo y de filosofía de juego.
– Metodologías de trabajo muy diferentes.
– Ven la dirección de equipos de forma diferente, no confundir con estilos de liderazgo diferente, porque esto a veces pueden se complementarios, pero si hay estilos de dirección, que no encajan los unos con los otros.
– Que la comunicación no fluya como debe.
Por tanto, considero que es importante quienes forman parte de nuestro cuerpo técnico, porque este debe funcionar como un gran equipo de trabajo. Si este no funciona, es raro que funcione el equipo. Puede parecer una perogrullada pero a veces, sobre todo en la base, no se da la importancia que se debe a estos temas. Se crean cuerpos técnicos con personas que tienen poca afinidad entre ellos y eso, al final, genera muchos problemas.
Yo me considero un animal del trabajo en equipo, por eso me gusta tanto un animal como el lobo. Me es fácil,colaborar, y por tanto trabajar en equipo. ¿La frase del día de hoy? “Un equipo es un pequeño grupo de personas con habilidades complementarias y específicas, que son interdependientes entre sí y que están comprometidos con una misma meta e iguales objetivos de desempeño” (Katzenbach y Smith, 1973).
Quini J. Mediavilla @QuiniFutsal http://quinifutsal.blogspot.com.es