¿Por qué en el fútbol no se trabaja la parte mental?, por Jorge Carrasco

¿Cuál es la labor del psicólogo en el fútbol? Por Jorge Carrasco Cadena
Domingo 19 Junio, 2016
El juego mental dentro del mismo juego, por Jorge Carrasco Cadena
Lunes 15 Agosto, 2016

¿Por qué en el fútbol no se trabaja la parte mental?, por Jorge Carrasco

No me cansaré de repetirlo jamás: “El futbol está en la mente, el cuerpo es solo su herramienta”. Después de ver resultados ‘”increíbles” como el 1-7 entre Brasil y Alemania en el pasado mundial 2014 o el que ha escandalizado al mundo entero últimamente, de 7-0 entre Chile y México, (sólo por nombrar unos de tantos casos peculiares) me sigo haciendo la siguiente pregunta:
¿Por qué en el futbol no se trabaja en forma la parte mental? De una vez me disculpo con ustedes por si esperaban obtener una respuesta contundente a esta pregunta, lamento decepcionarlos pero es algo que hasta la fecha aún no obtengo una respuesta concreta. En estos dos partidos se presentaron situaciones muy puntuales en donde el factor físico, técnico y táctico quedan desamparados y con un misterio sin resolver, el cual le da pie a refugiarse en el factor mental para hallar una explicación más lógica.
Sin ahondar mucho en estos juegos, en el primero vimos a un Brasil derrotado desde antes de iniciar el juego por toda la presión que llevaba a cuestas al ser “su mundial” estando en su país y con su gente, cargándole una historia pesada y exitosa a jugadores con poco peso específico y reconocimiento en el futbol mundial,
Y por si fuera poco, le tocaba recibir a una selección consolidada, con grandes figuras y con sed de revancha del pasado mundial 2010 como lo es Alemania, con una mentalidad ganadora no sólo en lo futbolístico sino en cualquier ámbito donde se presente. Recibir 5 goles en los primeros 45 minutos y 4 goles en 6 minutos (22′, 23′, 25′, 28′) no es casualidad, habla de una carga emocional y mental muy grande, pérdida de paciencia, mala comunicación, un pobre liderazgo y mucha desesperación, entre muchas otras cosas.
A diferencia de los brasileños, es digno de destacarse que los alemanes se mostraron molestos entre ellos al recibir el gol en contra casi al final del juego, lo que habla de una mentalidad ganadora muy poderosa.
Por otro lado, en el partido de México vs Chile en los cuartos de final de la Copa América Centenario, tenemos similitudes. Vimos a un equipo aguerrido, con visión, hambre de triunfo y profesionalismo, contra un equipo sin identidad, sin una presencia de liderazgo, con nula comunicación desde el banquillo hacia el campo de juego, con poca o nula tolerancia a la frustración y con una actitud derrotista, entre otros puntos. Si con estos ejemplos no se justifica el trabajo mental dentro de los equipos deportivos, ¿entonces qué lo hará?
No encuentro un motivo coherente por el cual los clubes deportivos no opten por añadir elementos que se encarguen específicamente de la parte psicológica dentro de sus equipos, cuando en los últimos tiempos, la ola emocional ha sido la que ha movido al futbol mundial tanto para grandes hazañas como para derrotas estrepitosas,  evidentemente sin explicación alguna basada en un trabajo mental previo.
Dentro de los integrantes de un Cuerpo Técnico convencional se tiene en primera instancia al Director Técnico, encargado de coordinar y dirigir las funciones del equipo, al Preparador Físico (en algunos casos hasta dos o tres si sumamos a un rehabilitador) que se encarga del aspecto físico del equipo, a un Entrenador de Porteros que como su nombre lo dice, se enfoca específicamente al entrenamiento de los guardametas con una metodología totalmente distinta a la del resto de jugadores de campo.
También se cuenta con dos o hasta tres Auxiliares Técnicos que se encargan de la parte técnico-táctica en los entrenamientos y como apoyo para el entrenador en los partidos y en algunas ocasiones también se tiene a un elemento dedicado exclusivamente al análisis del rival, pero… ¿Y el entrenador mental?. La cuestión mental termina convirtiéndose en una responsabilidad compartida por todos y asumida, de manera obligada, por el entrenador, dejándolo en muchas ocasiones sin argumentos para encontrar una razón lógica de lo que sucede y frecuentemente se ven obligados a recurrir a justificaciones absurdas.
¿Cuántas veces hemos escuchado en rueda de prensa después de algún fracaso deportivo el discurso del entrenador en donde menciona que “asume la culpa” cuando muchas veces no sabe ni cuáles fueron los motivos que lo llevaron a fracasar a nivel mental?
Últimamente he sabido de cosas inverosímiles, tales como las exigencias de un entrenador de élite como lo es Jorge Sampaoli para convertirse en el seleccionador de Qatar, el cual solicitaba conformar su cuerpo técnico por 13 integrantes, incluyendo a Sampaoli y a Desio, más un ayudante, otro preparador físico, cuatro entrenadores auxiliares, un encargado de scouting, preparador de arqueros y auxiliar para “maquetación de videos“. Un administrativo y ¡un taxista! completan el nutrido equipo.
¿Es coherente contar con tantos elementos que miren hacia un mismo sector y no consideren a uno que se encargue específicamente del factor determinante en el futbol, es decir, el factor mental? Y en serio, ¿un taxista? Lo más cercano al trabajo mental que se presenta hoy en día ha sido la función del coaching, lo cual veo que va más por moda que por funcionalidad. El coaching es únicamente una de las tantas herramientas que podemos emplear los psicólogos.
Aquí enumero algunos puntos que he visto como los motivos principales por los cuales los clubes de futbol no consideran el trabajo psicológico como una herramienta viable -ya ni siquiera llamémosle indispensable:
PREJUICIOS
Hasta el día de hoy se sigue manejando la absurda idea de que “el psicólogo es únicamente para los locos o para cuando tienes problemas”, y en el futbol no es la excepción. El psicólogo en el futbol es alguien que está capacitado para mirar “la sombra del árbol”, es decir, para mirar a través de una perspectiva más amplia y objetiva la situación que se está viviendo en el entorno para hallar respuestas y trabajar en posibles soluciones a aquello que se va presentando en cada entrenamiento, cada partido y en todo el entorno en general.
Pensar que “el psicólogo es solo para los locos” es limitarse a una perspectiva muy reducida y no querer mirar más allá de lo que ven sus ojos para así aprender de lo que la vida les presenta.
Es preferir cargar situaciones que ni siquiera les corresponden, creyendo que podrán cargar con todo el mundo… y eso sí que suena bastante loco.
DAN POR HECHO – OBVIAN
Un error grande que la mayoría de los altos mandos y entrenadores cometen es que dan por hecho que el jugador debe pensar como ellos. Una cosa es que compartan la misma mentalidad ganadora y otra muy diferente es que el jugador tenga sus propios intereses y el directivo o entrenador, obviando, espere que el jugador responda acorde a los intereses como institución. Para ello, la intervención psicológica es una herramienta muy practica y útil que puede emplear el entrenador para filtrar la idea del jugador y poder trabajar de manera más objetiva con cada uno, llevándolos poco a poco a empatar sus intereses personales con los del equipo, todo esto sin tener que desgastar la imagen del estratega ante sus pupilos.
EL RESULTADO LO ES TODO
En el futbol, es muy marcado que los resultados marquen la pauta de un proyecto y esto se da por el simple hecho de que no existe una solidez, basada en algo esencial para cualquier organizacion:  IDENTIDAD. Si en la institución no se ha desarrollado una identidad sólida  como organización, difícilmente podrá existir una identidad como equipo y exigir a cada elemento un compromiso será totalmente un calvario. Si dicha identidad no ha sido desarrollada desde las bases y no es pregonada desde los altos mandos hacia toda la organización, la relación entre el jugador y la autoridad se verá en constante conflicto, lo que hará casi imposible alcanzar la trascendencia.
El psicólogo puede aportar, a través de su vision, las herramientas necesarias para captar la información necesaria de una sociedad y con ella desarrollar una identidad no sólo que vaya de la mano con los ideales del consejo directivo sino que armonice en todos los ámbitos, principalmente en el ámbito social en donde sus aficionados se sientan parte de la ideología del Club para así lograr que la identidad sea cada vez más fuerte y logren ganar más seguidores.
EL PSICÓLOGO ACTUAL SE LIMITA A LO DEPORTIVO
El término “psicólogo deportivo” es una etiqueta muy pesada que termina por limitar el enfoque de la labor psicológica. Las funciones del psicólogo realmente van más allá de la parte deportiva, pudiendo tener un campo de acción más amplio como en lo
mediático con prensa y lo social con la afición sin descuidar su rol principal que es lo deportivo y la esencia de la persona.
Muchos aspectos que trabaja el psicólogo deportivo actual van enfocados más a rendimiento y motivación, las cuales ha llevado a cabo el preparador físico a lo largo de los años. La persona se proyecta a través del jugador, no el jugador a través de la persona, ya que la persona es primero.
La labor del psicólogo va más allá del rendimiento, de la motivacion, del ya famoso “empoderamiento”; el psicólogo tiene la facultad de llegar a donde ningún otro elemento del Cuerpo Técnico puede: a la esencia de la persona y por ende, del jugador. También hay casos en donde se muestra que trabajar la parte mental puede hacer que un proyecto se solidifique a pesar de no contar con una plantilla de gran renombre; un claro ejemplo es el que se acaba de presentar con el Leicester City, campeón de la Liga Premier.
El psicólogo debería ser el ‘fichaje estrella’ de cualquier equipo, fungiendo como “el comodín”. Es aquel elemento del equipo que tiene la particularidad de transformar a traves de la parte mental a toda una plantilla de perfil bajo en un equipo sólido, unido y aguerrido, descubriendo y potencializando sus fortalezas para unificarlas hacia un fin común. Casi como un “alquimista”.
Es un elemento que se encarga de trabajar con la fuente de inspiración máxima del futbolista, su propia mente; aquel que tiene las herramientas necesarias para recuperar jugadores con bajo rendimiento o que han perdido la confianza en sí mismos o en cualquier elemento del equipo, es aquel que puede ser un elemento de apoyo para los encargados del área física para recuperar elementos lesionados y prevenir lesiones futuras.
Es aquel elemento que “mirando la sombra del árbol” puede prevenir situaciones conductuales de manera grupal o individual que posteriormente, sin ser atendidas de forma adecuada y puntual,  se ven reflejadas en el ambiente del equipo o inclusive, en el terreno de juego y que puede significar resultados en contra. El dia que se trabaje en forma la parte mental, se tendrá una enseñanza más profunda de lo que la vida nos otorga a través del futbol y probablemente se resolverán muchas situaciones actuales que hasta el momento son incógnitas y que la mayoría de las veces al no hallar una respuesta concreta, se termina respondiendo la pregunta inicial de este texto con una muy pobre y mediocre frase: “… porque así es el futbol”.

Jorge Carrasco Cadena  @elgranxorxes

Artículo original en el siguiente enlace: http://wp.me/p7oCBO-bz

2 Comments

  1. Page=0 dice:

    Buy Silk Sarees Washington – Sudarshansilk.com

    blog topic