El juego mental dentro del mismo juego, por Jorge Carrasco Cadena

¿Alguna vez te has preguntado cómo un equipo que está abajo en el marcador y con inferioridad numérica en cuanto a hombres pueda hacer que su rival se tire atrás y tenerlo sometido durante gran parte del juego? Es algo impresionante que seguramente nos ha tocado presenciar incontables veces en el futbol y en donde la respuesta que encuentro va relacionada con un simple concepto: LA MENTALIDAD.
Una cosa es el factor anímico que envuelve a las emociones que se desarrollan dentro de un encuentro de futbol y otra mucho más profunda que es la mentalidad de un Equipo. La mentalidad es la base de todo. Metafóricamente, la mentalidades la pólvora y el factor anímico la chispa que la enciende.
Si la mentalidad y el factor anímico no juegan un papel preponderante en el futbol, ¿entonces qué es lo que impulsa a un equipo a mostrar una cara distinta ante la adversidad? El factor anímico es como “la diosa fortuna” de la que tanto habla Jorge Bucay. “El que logra seducirla es el que la tendrá de su lado y para ello tendrá que saber protegerla pero nunca atarla para que se mantenga a su lado”.
La importancia de saber manejar el factor anímico en el futbol es cada vez mayor y lo preocupante es que aún no se trabaja de manera tan objetiva. El futbol actual ha dejado de ser únicamente físico y se ha empezado a convertir más en un juego mental, por eso vemos resultados tan disparados con goleadas exorbitantes entre equipos de “élite” o resultados inesperados en donde el “equipo chico” le gane al “equipo grande”.
¿Por qué muchos equipos únicamente reaccionan con gran intensidad para revertir un resultado hasta que se ven en situaciones adversas?
Se habla mucho acerca de que la mentalidad se construye en base a las condiciones del clima (el clima frío y hostil hace que se busque utilizar la menor energía posible para guardar calor, lo cual hace a los individuos más prácticos, metódicos y poco afectivos) y catástrofes que a lo largo de su historia le han aportado experiencia para sobreponerse a los fracasos y crecer gracias a las lecciones que le aportaron, entre otros muchos factores.
Si no, ¿cómo te explicas que en otras latitudes como en Europa, tengan una mentalidad mejor definida? No logro encontrar un mejor ejemplo de mentalidad que el futbol alemán. Hay una frase muy famosa de Gary Lineker que dice: “El futbol es un deporte que crearon los ingleses, que se juega 11 contra 11 y siempre ganan los alemanes”.
Fervientes respetuosos del orden, la disciplina y los procesos; cautelosos y pacientes ante cualquier adversidad tanto en cada partido como en procesos mundialistas. Pueden tenerlos abajo en el marcador durante gran parte del juego, pero ellos seguirán manteniendo su postura y aprovechan cualquier descuido de su rival para manejar el juego a su antojo y muy probablemente revertir la situación.
Esto no sólo aplica en la selección nacional sino también con sus clubes como el Bayern München o Borussia Dortmund. Vemos el camino que le llevó a la selección alemana para llegar a ser campeona del mundo después de 24 años y siempre respetando cada proceso manteniendo su misma filosofía, lo cual los llevó a tener únicamente 7 entrenadores de 1990 hasta 2014 y en donde los 2 últimos tuvieran una colaboración ideal; Jurgen Klinsmann formando una estructura solvente y Joachim Löw, su auxiliar en su anterior gestión, sellándola con el campeonato del mundo.
La mentalidad alemana no se ve únicamente en el futbol, sino también en la cultura de sus empresas. Ahondaré brevemente en un tema no tan relacionado con lo deportivo pero que nos ayudará a comprender un poco acerca de su mentalidad en el futbol. El método alemán en general consta de bases sólidas de Disciplina, Orden, Trabajo en Equipo, Constancia y Determinación enfocados hacia un fin común. Creen mucho en los procesos como el principal pilar para lograr sus objetivos y los defienden a muerte por sobre todas las cosas.
Por otro lado, la cultura latina, acostumbrada al clima cálido con una filosofía de vida más de goce y pasión desenfrenada tiene una manera distinta de pensar, impulsados principalmente por la alegría, la picardía, la garra y el corazón que también aportan un enfoque muy interesante. ¿Alguna vez has visto que un equipo en casi todo el partido juegue pausado y justo cuando se ve obligado a arriesgar debido a que se ve abajo en el marcador, es cuando se exige más y su rival automáticamente tiende a tirarse atrás? Esto se puede ver más claro en el futbol de nuestro continente ya que es parte de la esencia de la cultura latina que históricamente (desde la conquista del Nuevo Mundo) está acostumbrada a estar sometida por sus rivales.
Al final, todo lo que vemos en el rectángulo verde son estados mentales. El verdadero duelo no está en quién tiene a los mejores jugadores, sino quién sabe canalizar de mejor forma todos los factores del juego a su favor, atrayendo así a la diosa fortuna. Sin duda alguna: el factor mental domina todas las cosas y en esas cosas va incluido nuestro amado futbol.

Jorge Carrasco Cadena  @elgranxorxes

Artículo original en el siguiente enlace: http://ow.ly/xPNM303eCea