Ya estoy de nuevo en Palma de Mallorca fiel a mi cita anual con la isla

Una vez más, como todos estos últimos años desde que visitara por primera vez allá por el mes de octubre de 2015 la isla, ya estoy de nuevo en Palma de Mallorca. Tras mi breve estancia de tres días en Vila- real y pasar unos días en compañía de amigos de Pinosport Elite, volvimos a coger un “pajaro de hierro” para desplazarnos a la capital mallorquina, donde permaneceré hasta este mismo domingo.

Seguimos dando buena cuenta de la frase “El fútbol no es el fin, el fútbol es el medio” y visitando, cuando el tiempo nos lo permite, a todas esas personas que se han convertido en grandes amistades y que gracias a este deporte se han ido cruzando en mi camino.

Así pues, además del sol, de la brisa, de la arena y del mar, tendré la oportunidad de disfrutar de mi amigo Gabriel y de mi sobrino Aaron, a los cuales podéis ver en la foto que acompaña esta noticia.

Una vez finalizada mi breve estancia de una semana en la isla volveré a mi hogar, dulce hogar de la República Independiente de Bermeo para ultimar los últimos flecos de mis dos ponencias en el 4º Congreso Internacional de Entrenadores de Porteros de Portugal que tendrá lugar el fin de semana del próximo 26 de mayo, y que se celebrará en Oporto.

Y por si esto fuera poco tras la vuelta, en una semana escasa, volaré rumbo a China para incorporarme con la selección de Filipinas en un periodo FIFA en el que nos enfrentaremos en partido amistoso a la selección del Lejano Oriente y posteriormente a la de Tayikistán en el que será nuestro segundo encuentro clasificatorio para la Copa Asia 2019 que tendrá lugar en Emiratos Árabes Unidos.

Un final de mayo y comienzo de Junio muy apretadito que me devuelve al mundo de los viajes, de las aventuras y de las experiencias que tanto me apasionan. Y más cuando están relacionadas con el fútbol.

¿La frase del día de hoy? “La profundidad de una persona no se mide por la huella que deja al pasar, sino por la distancia que abarca su mirada” (Carolina Herrera). Desde Palma de Mallorca como siempre con amor, mucho amor, el “Profe”. Ese que algunos, solo algunos, conocen como Jon Pascua Ibarrola.