¡Cómo se agradecen los días libres! Creo recordar que es la segunda vez esta temporada que enlazamos dos seguidos. Os aseguro que aunque soy capaz de desconectar, dentro de lo que cabe, estoy
deseando volver a Chloorkop, llegar allí a las 08:00 de la mañana y preparar meticulosamente el material necesario para realizar la sesión de entrenamiento. ¡Bendita pasión por el trabajo la mía!

Foto: Durante mi visita en el día de ayer al “Bush Babies Monkey Santuary” cerca de Johannesburgo, con un mono que se rindió a los “encantos” de sweetman. Por cierto, no se despego de mí en los casi 60 minutos que dura la visita. Y sí, el mono, me estaba besando.

Comments are closed.