Un breve clip de vídeo de unos momentos con las divertidísimas señoras de la limpieza de nuestro hotel de concentración en Polokwane hace unas semanas. Una tarde, tras el almuerzo, cogí la cámara de vídeo y me dirigí a la zona que destinan en el hotel para la realización de las labores de limpieza y mantenimiento.

Allí me las encontré, de “chachara”. Entre el inglés, el zulú y las otras once o doce lenguas que tienen, la verdad es que ya no hay quien se aclare, ya no se ni lo que hablo, aún así, yo lo seguiré intentando. A veces pienso que entienden mejor mi zulú que mi inglés. Pero bueno, ¡Que más da! ¿Somos felices? Pues si, y al final, es lo que cuenta. Ahí las tenéis, ¡Que sería de las concentraciones sin ellas!

Comments are closed.