Por fin hemos llegado a Kimberley y ya estamos en el hotel. La llegada ha sido de lo más graciosa. El vuelo tiene una duración de 45 minutos, hemos salido a las 08:00 de la mañana pero hemos tenido que sobrevolar  la zona para demorar el aterrizaje debido a que en el aeropuerto no comienzan a trabajar hasta las 09:00 de la mañana.
Y claro, como nuestro vuelo era algo “extra” debido a que no esperaban un avión a esas horas, hemos tenido que hacer un “Kimberley, a vista de pájaro”. Voy a ver si duermo un rato, a las 12:30 el almuerzo y a las 15:00 sesión de entrenamiento. Hemos tenido que modificar nuestro plan de trabajo pero es lo que toca en estas situaciones. Como dicen aquí, no hay ni porque protestar: Does not help! (No ayuda). ¡Qué razón tienen!

Foto: Mi habitación en el Protea Hotel de Kimberley.

Comments are closed.