Finalizada la sesión de entrenamiento ya estoy almorzando, esta vez en Tashas, otro de los numerosos restaurantes de Melrose Arch. No volvemos a los entrenamientos hasta el jueves por la mañana. ¡Cómo lo agradece el cuerpo! Y la mente, como no.

Este fin de semana no hay jornada, pero la siguiente competimos el martes, el sábado y de nuevo otra vez el martes. Entre esas fechas siete noches de hotel no me las quitará nadie, por lo que mañana habrá que aprovechar el día libre. Ando con la idea de hacer “puenting”, he oído que en Soweto cabe la posibilidad asi que investigaré un poco.

El año pasado volé en helicóptero y este año lo quiero hacer, pero por mis propios medios. Decirle a mi madre que no se preocupe, y que lo podrá ver en vídeo ¡Cómo no!

Foto: Mientras llega la comida, trabajando con unos clips de vídeo del inicio del juego ofensivo con la mano de Wayne Sandilands.

Comments are closed.