Ahí lo tenéis, tan sonriente como siempre. Ya esta de vuelta con nosotros aunque no se incorporará a los entrenamientos hasta mañana. Al final parece ser que el motivo de la perdida de conocimiento fue la “deshidratación” y no el encontronazo.

No me extraña, con los más de 30 grados que hacía aquel día y con la que estaba “cayendo” en el verde, me refiero a la intensidad de la sesión, puede suceder. La cosa ha quedado sólamente en un
susto y seguimos siendo felices. ¡The Sky is The Limit! Por cierto, hoy 45 minutos de específico, juego aéreo con limitación en los desplazamientos y en el cálculo de trayectoria.

¡Cómo me lo he pasado! Lo veréis en el vídeo.

Foto: Sibusiso Khumalo hace unos instantes, con su habitual cara de felicidad y su sonrisa de siempre. La verdad es que es muy buena gente. Para él, el cielo es también el límite.

 

 

Comments are closed.