Un día con los niños en el Zoo de Johannesburgo (Segunda Parte)

Como dijo una vez Rousseau: “Preparar al niño para que siga el camino de la verdad, cuando llegue a la edad de comprenderla, y al de la bondad, cuando pueda reconocerla y amarla”. Me parece que podemos pasarnos toda una vida en ello y aún así, puede que lleguemos al final de nuestros días sin comprender, reconocer y amar la verdad.

Eso si, antes de mostrarles el camino a nuestros niños, nunca os olvidéis de comprarles unos zapatos, pues el goalkeeper coach de Sundowns, no siempre rondará el zoo para echaros una mano. Aunque seguro que ésta visita, ¡No será la última! Cuando uno se encuentra sólo en un pais extranjero toda compañía es poca.

Entre viajes, hoteles, concentraciones, entrenamientos y partidos, uno vive a pie cambiado con el resto de la gente y no es fácil hacer amistades fuera del entorno laboral. Días como el de “Un día en el zoo” son muy especiales para mi, de pensar que acudía a dar un simple paseo en solitario acompañado de mis canciones, me vi inmerso casi sin quererlo, en una de las situaciones más gratificantes de esta temporada.

Hay días que uno se levanta de la cama pensando que va a afrontar un día más y se encuentra con regalos como éste. Es lo que tiene África, no cesa de regalarme momentos y situaciones. Por eso desde hace algún tiempo ya, cada vez que me levanto de la cama, pienso en cada una de las maravillosas posibilidades de ese único, nuevo y precioso día.

Comments are closed.