Mirando hacia delante tras el palo que nos llevamos ayer en un partido que nunca debimos perder, ni si quiera empatar, pero las cosas vienen así y hay que aceptarlas. Una sesión de entrenamiento un tanto más silenciosa que lo habitual.
Calvin ha realizado la sesión de recuperación mientras Denis, Wayne y Bongani se han ido turnando para realizar un ligero trabajo de fuerza explosiva, mas bien orientado a manterner lo que tenemos que a la mejora. He dispuesto de 15 minutos con cada uno de ellos más los 15 minutos iniciales del calentamiento en los cuales he realizado acciones de control pase con blocajes y desvíos con caídas.
Mañana por la mañana volamos para Durban y de ahí a Pietermaritzburg en autobús para el sábado enfrentarnos de nuevo al Maritzburg, esta vez en liga. Hoy, es un día un poco más triste de lo habitual ¿Lo positivo? Que si no habría días como el de hoy tampoco sería capaz de valorar los momentos felices.
Como dijo el filósofo aleman Friedrich Nietzsche: “El destino de los hombres esta hecho de momentos felices, toda la vida los tiene, pero no de épocas felices”

Foto: En el suburbio marginal de Mamelodi en Pretoria durante la temporada pasada, con la misma cara que tengo hoy pero por motivos diferentes. En aquella ocasión mi tristeza era debida a lo que ví, a la pena que sentí al abandonar aquel lugar, mientras que la de hoy es motivada simplemente por el resultado de ayer.

 

Comments are closed.