En el autobús camino del Soccer City a jugarnos la vida

Ya estamos camino del histórico Soccer City, el estadio donde España gano la final del último mundial disputado en Sudáfrica. En breves nos enfrentaremos a Kaizer Chiefs, uno de los 3 escollos que nos quedan para hacernos con el título de liga.
Obligados a ganar tras la victoria de ayer de Orlando Pirates. Hoy más que nunca el cielo debe ser el límite para la familia Sundowns.

“Más allá de la noche que me cubre negra como el abismo insondable, doy gracias a los dioses que pudieran existir por mi alma invicta. En las azarosas garras de las circunstancias, nunca me he lamentado ni he pestañeado. Sometido a los golpes del destino,  mi cabeza está ensangrentada, pero erguida. Más allá de este lugar de cólera y lágrimas donde yace el horror de la sombra, la amenaza de los años me encuentra, y me encontrará, sin miedo. No importa cuán estrecho sea el portal, cuán cargada de castigos la sentencia, soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma”. 

 
Foto: En la puerta de la que fue la casa de Nelson Mandela. Con el poema de William Ernest Henley que podéis leer un poco más arriba, éste señor, se inspiró para superar los momentos difíciles en la cárcel y fortalecer su visión, la de una Sudáfrica libre, la de eliminar la desconfianza y el odio existente durante décadas entre la población blanca y negra.

Comments are closed.