EL trayecto de Chloorkop a Pretoria en autobús: Un infierno

Ya estamos en el hotel de concentración, acabada la cena estoy en mi rincón habitual con el ruido de los grillos, ya es de noche. Hoy el viaje ha sido un infierno. Nada más entrar al autobús me he dado cuenta de que algo no iba bien, hacía un calor terrible.
¿El problema? La estufa estaba en marcha. Al salir a la carretera varios componentes de la expedición se lo hemos comentado al chofer pues hacía un calor insufrible, algo exagerado. El conductor nos comenta que lo arreglaria ¿Cómo? Pues no se le ocurre otra cosa que poner el aire, pero no “acondicionado”, simplemente aire.
Imaginaros la situación, si ya el ambiente estaba cargado el aire no hacia más de distribuir aún mejor por todos los rincones los 35 grados que teniamos en el autobús. Al de 45 minutos de trayecto varios jugadores se acercan al conductor para comentárselo de nuevo pero seguía sin ponerle solución.
Finalmente nos dimos cuenta de cual era el problema ¡No sabía como apagar la calefacción! No es la primera vez que algo así sucede, recuerdo la temporada pasada haber sido “asado” durante algo más de una hora por otro de estos “Conductores asesinos”.
De éstas os podría contar mil y una batallas, como la vez que pasamos dos veces en 30 minutos por delante del aeropuerto y no éramos capaces de coger la autopista adecuada, o aquellos 2 fines de semana consecutivos en los cuales el televisor del autobús seguía colocado al reves en el cajón con la imagen mirando hacia arriba, o cómo cada vez que vamos a jugar fuera con el equipo reserva un jugador tiene que ir justo al lado del conductor para explicarle donde esta el estadio donde vamos a jugar. ¡Tengo para escribir un libro!

En estos casi dos años que llevo aquí habre conocido más de 50 conductores de autobus y habré montado en otros tantos, cada día es uno diferente. De verdad os digo que hoy, he sobrevivido al mismísimo infierno. Desde Sudáfrica con calor, con mucho calor, Jon Pascua Ibarrola. ¡Buenas noches a todos!

Foto: El presidente de Sudáfrica Jacob Zuma, con tres de sus cuatro esposas. Casado seis veces, separado de una y viudo de otra.

 

Comments are closed.