De vez en cuando a la buena gente le suceden cosas buenas

Increíble pero cierto, solucionados todos los problemas y finalmente no vuelo el jueves 31, lo hago el lunes día 28. Me presenté en el aeropuerto para cambiar el billete que tenia de Londres a Madrid el día 1 de Junio, por uno que me llevara directo a Bilbao.
¿Cuál es mi sorpresa? Que el operador me dice: “Tienen usted también una reserva para el día 28, que día quiere volar realmente? Es cuando me giro y les digo a los Rusos ¡Quieto parao! Y les hago cerrar el maletín con los utensilios de tortura.
Vamos, que voy a llegar a casa con maletas y todo, y finalmente antes de lo previsto. Johannesburgo – Londres – Madrid – Bilbao. Con el tiempo suficiente para hacer las escalas. Hay veces que a la buena gente le suceden cosas buenas.
Me lo tomé desde un primer momento con paciencia y buen humor y cuando menos me lo esperaba, he tenido que mandar a los rusos para casa.
Cómo dice el refrán: “La paciencia es un ejercicio de amor, fe y humildad que hace crecer a las personas, un árbol de raíces amargas pero de frutos dulces y uno de los mejores caminos para alcanzar nuestros objetivos”.
Foto: La cara que se le quedo a uno de los rusos cuando le mando cerrar el maletín de utensilios de tortura.

Comments are closed.