En el aeropuerto de Sevilla esperando el vuelo hacia Bilbao

Dando comienzo a lo que será mi última semana de vacaciones, las cuales pasaré en mi pueblo natal, Bermeo. Willy Fog practicamente ha finalizado sus cortas e intensas vacaciones, un poco mas movídas a las que habitualmente esta acostumbrado.
Han tenido que ser así porque la verdad, las dos últimas temporadas se me han escapado de las manos. Este año no quise que fuera así.
Me he quedado con mucha pena de no poder acudir a Plasencia (Extremadura), a visitar a mis cuatro hermanas, las Ayala Vicente y las Cañamero Martín, a las cuales me une una gran amistad desde hace más de 12 años y a las cuales sigo visitando siempre que puedo, así cómo a un montón de gente de esa ciudad en la cual también estuve viviendo durante cerca de un año.
Lo intentaremos durante las siguientes vacaciones. Iniciando la cuenta atrás en cuanto pise mi casa en Bemeo aunque no por ello dejando de disfrutar.
Desde el aeropuerto de Sevilla, como siempre con amor, mucho amor, Jon Pascua Ibarrola.

Foto: Con Miguel, más conocido como el “Pixa”, uno de los pistoleros más peligrosos  del bar del oeste americano conocido como “El Velador”. Mi primera experiencia en el bar se remonta a hace 3 años. Entre con primera vez con mi amigo Jorge “El Marqués” aunque él era ya un habitual.  Mientras él pedía su consumición yo acudí al baño. A mi vuelta, cuando el camarero y dueño del bar llamado Juan, alias “El Viola”, me dijo que quería tomar le pregunté lo que estaba tomando Jorge pues me llamo la atención el color de su bebida. Es entonces cuando “El Viola” me contesta aquello de: “Y a ti que cojones te importa”. ¡Chiquita contestación! Desde aquel momento, puedo decir que es el bar en el que más tiempo he pasado en mi vida.

Comments are closed.