Tras casi cerca de dos semanas llegó la hora de decir adiós a mi amigo Urtzi

Y llegó el momento de la despedida. Tras prácticamente dos semanas en Sudáfrica, Urtzi a estas horas, ya estará surcando el cielo rumbo a París, donde le espera un segundo vuelo hasta el aeropuerto de Bilbao.
Han sido un par de semanas estupendas tras las cuales aún habiendo terminado agotado, han merecido la pena. Muchos años que no pasábamos tanto tiempo juntos, desde hace aproximadamente diez, que es cuando coincidimos en la S.D Amorebieta, el como portero y yo como entrenador de porteros. ¡Ya ha llovido desde entonces!
El podría explicaros mejor que nadie porque llamo a esto el “País de Nunca Jamás” o el “Reino de los Cielos”. Hoy de nuevo ha presenciado mi sesión con mi particular “Ejército de las Tinieblas”. Nada menos que 25 grados en una tarde soleada. 60 minutos de trabajo específico.
He realizado 2 tareas principales y otras 2 secundarias a modo de circuito, saltando de un lado a otro con el objetivo de mantener la intensidad física y mental empleando una y otra vez el cambio de tareas. La respuesta de Denis y Wayne ha sido una vez más ejemplar.
Nada más finalizar la parte específica, me he acercado a Urtzi y le he dicho: “Dime que este no es el mejor trabajo del mundo”. Junto a Urtzi, se encontraba también presenciando el entrenamiento la mujer de Wayne. “Esto es como una gran familia” me decía.
Hoy es uno de esos días en los cuales uno tiene la sensación de sentirse muy pero que muy agradecido. A pesar de que echo mucho de menos mi hogar, sobre todo en verano porque es la época más divertida del año, tardes como la de hoy me llenan el alma.
Aunque me ha dado pena la marcha de Urtzi, me quedo con la sensación de que él realmente ha disfrutado. “Aquí a toda la gente de color se le ve feliz”, me decía. “El personal de seguridad, los camareros, los recepcionistas, el personal de limpieza, todos, tienen una sonrisa en la boca”. ¿Qué le he contestado? “Ahora has podido comprobar de primera mano el porque llamo a esto el País de Nunca Jamás o el Reino de los Cielos”. Hace algo más de un año mi amigo de la “mili” Ion, me comentaba lo mismo durante su visita.
Y mi soledad no se acaba aquí pues en breves, concretamente este mismo viernes, recibiré una nueva visita. Ni que decir tiene que la “aventura” esta de moda y que hoy puedo decir, que soy un poco más feliz. Gracias en gran medida por haberle visto disfrutar a Urtzi.
Como he dicho en alguna otra ocasión: “A veces cuando damos, sin quererlo, nos estamos dando a nosotros mismos”. Desde el habitual sofá que ocupo en la cafetería del gimnasio Virgin Active de Melrose Arch como siempre con amor, mucho amor, Jon Pascua Ibarrola. Gracias Urtzi por estas dos estupendas semanas, serán un recuerdo imborrable porque “Los mejores momentos de la vida son así porque nunca habrá otro igual, porque puede haber cosas parecidas, momentos parecidos, y a veces incluso mejores, pero aún así cada instante es único, es irrepetible, y malo o bueno, inolvidable”
Foto: Nada más finalizar la sesión de entrenamiento de hoy, mi amigo Urtzí con Jan Derks (segundo de Johan Neeskens) y el goalkeeper coach de Sundowns (Jon Pascua Ibarrola), que también es conocido como “Sweetman”.

Comments are closed.