Tras la vuelta de los internacionales ¡Por fin tengo trabajo de nuevo!

Tras la llegada de los dos componentes de mi particular “Ejército de las Tinieblas” puedo decir aquello de que ¡Vuelvo al trabajo! Risas y bromas por parte de los jugadores antes del comienzo de la sesión de entrenamiento.
Mas aún cuando Denis Onyango ha permanecido en paradero desconocido durante 2 días y se ha incorporado a los entrenamientos hoy cuando lo esperábamos en las sesiones del lunes o martes por la mañana. Os podéis imaginar la razón, los llamados momentos ¡This is Africa!
Sesión de recuperación para Wayne Sandilands, que se ha “comido” dos viajes de avión en 4 días, uno de ellos a Brasil y un tercio de ración de fuerza explosiva, junto con motricidad, blocajes y desvíos con caídas para Denis Onyango. Bien en cuanto a contenidos y en cuanto a cargas.
En estos momentos en mi hogar dulce hogar de Melrose Arch, intentando solucionar con fontaneros, agencia inmobiliaria y el arrendatario los problemas de mi baño. Tengo como una especie de piscina en casa ¡Y no hay manera! Tras mil y una citas con fontaneros que no aparecen, o aparecen, parchéan el problema, vienen de nuevo, van y vienen, y vuelven a desaparecer sin solucionar nada, creo que ha llegado el momento de hacer la “directa”.
En mi apartamento de Melrose Arch, a la espera de toda esta gente a la que como siempre trataré con amor, mucho amor, el goalkeeper coach de Sundowns. Como dice el refran “La paciencia, es la madre de la ciencia” ¡Quién me ha visto y quién me ve! Si me viera mi madre no me reconoce.
Foto: Wayne Sandilands concediendo una entrevista tras el final de un partido.

Comments are closed.