El tenebroso calabozo de nuestra Ciudad Deportiva de Chloorkop

El cuarto oscuro de nuestra Ciudad Deportiva de Chloorkop y lo más parecido a un auténtico calabozo. Es realmente el cuarto del material, el lugar donde guardo todo lo que necesito para el trabajo diario con mi particular “Ejército de las Tinieblas”. Como podéis ver no hay gran cosa, pero creo que es lo suficiente, sin grandes excesos y básico.
Lo único que no podréis ver en el “calabozo”, como yo lo llamo, son los steps, los chalecos lastrados y las gomas elásticas para el entrenamiento de la fuerza, lo demás, esta todo ahí: Picas, barras para motricidad, vallas y los habituales muñecos que normalmente utilizo como referencias a la hora de trabajar el juego aéreo.
Un calabozo o cuarto de los horrores con mucha utilidad. La verdad es que la puerta no tiene desperdicio, esos barrotes son muy sospechosos y le dan un toque peculiar.
Tras el entrenamiento de ayer en el cual dispuse de 20 minutos y en los cuales realicé un trabajo de técnica aplicada en situación y distancias reales con tareas de juego con el pie (control, pase, golpeo), juego aéreo e inicio de juego ofensivo mediante pase de mano y de volea, junto con varias situaciones reducción de ángulos, blocajes y desvíos con caídas, hoy nos toca realizar pruebas físicas. Vamos a ver cómo se porta mi particular “Ejército de las Tinieblas”.
La frase del día de hoy: “A veces, debes aceptar las cosas como son y no cómo quieres que sean” ¡Que gran verdad! Al final es que no queda otra, y más aquí.
Desde mi “oficina” de nuestra Ciudad Deportiva de Chloorkop, pensando ya en acercarme a la fuente de la vida y de la felicidad como siempre con amor, mucho amor, el goalkeeper coach de Sundowns. Para todos aquellos iteresados en tener algo más de información acerca de la fuente, os dejo un enlace:

Comments are closed.