La pregunta que me hacen todos los lunes ¿Todavía tienes trabajo?

La pregunta del millón, la que me hacen todos los empleados del gimnasio Virgin Active todos los días posteriores al partido nada más entrar por la puerta. ¿Todavía tienes trabajo? Hoy mismo, la pregunta no se ha hecho esperar. Acabo de entrar por la puerta y ya he sido foco de las bromas unas cuantas veces.
Habrá que tomárselo con buen humor ¡No queda otra! Siempre les contesto lo mismo: “Al menos me alegra de que vosotros esteis disfrutando de mi desgracia! Es la parte positiva de esta situación, que los aficionados de Kaizer Chiefs y Orlando Pirates son muy, muy felices.
Día libre el de hoy que como siempre lo he comenzado en mi segundo hogar, el gimnasio Virgin Active de Melrose Arch. Mañana soleada con un tiempo espectacular, propia para decir aquello de “Donde hay sol hay vida y donde hay vida hay alegría”. Llevamos ya desde casi toda la semana pasada con entre 28 y 35 grados. ¡El mismísimo cielo! Aunque la verdad, yo con 28 apagaba el horno, para mí es más que suficiente.
Ayer mismo, tras finalizar la sesión de entrenamiento y cuando todos abandonaron el club, me quité la camiseta y descalzo me dí un paseo de cerca de una hora por las instalaciones del club. ¡Con que poquito se puede ser feliz! Me dio tiempo a escuchar todo mi repertorio favorito de canciones de mi Blackberry. Desde “Everytime you go away”, hasta “En todas partes”, pasando por “A love so beautiful” y “I believe I can Fly”.
En cuanto termine de subir esta noticia, dare comienzo a una de mis habituales sesiones de “Chapa y pintura”. No más de 45 minutos para el goalkeeper coach, pues ya tenemos 40 años y hay que dosificarse y tener cuidado. Desde este maravilloso otro lado del mundo como siempre con amor mucho amor, Jon Pascua Ibarrola.
 
Foto: Con Siyanda, una de las recepcionistas del gimnasio, hace apenas unos instantes. Nos conocemos desde hace algo más de 2 años, desde mí llegada a Sudáfrica. Había estad mucho tiempo lejos del gimnasio, permaneciendo dedicada al cuidado de sus niños que por cierto, a pesar de su juventud ¡Ya tiene dos! Y por cierto, no sólo tengo que aguantar las bromas a causa de la situación de Sundowns, también lo hago por el hecho de no tener hijos a la edad de 40 años. Aquí, entre la población de color, eso es como ser un “bicho” raro.

Comments are closed.