En el hotel Polokwane Royal con todo listo para el partido de mañana

Tras algo más de cuatro horas de viaje ya estamos en la siempre calurosa ciudad de Polokwane (Limpopo). El termómetro superaba los 30 grados de temperatura a nuestra llegada al Polokwane Royal, el habitual hotel de concentración de Sundowns cada vez que el equipo acude a disputar un partido al Peter Mokaba Stadium.
Tras la cena directo a mi habitación pues por desgracia es el único hotel en el cual nos hospedamos que no dispongo de rincón. No hay jardín, ni zona verde, ni piscina. Es como estar en la cárcel, la primera vez de la actual temporada que paso la noche previa a un partido en mi habitación.
Eso si, mi música nunca falla ¿La canción de hoy? Hoy estoy con las bandas sonoras, concretamente las de las películas Salvad al Soldado Ryan, Pearl Harbor y cómo no, Gladiator. Ahora mismo pensando en un Merlot, concretamente en el Guardian Peak, un vino tinto de aproximadamente 5 euros la copa que me vuelve casi loco. ¡Ni yo me lo puedo creer! Comencé con el Chardonnay y ahora me estoy pasando al tinto. ¿Me estaré haciendo mayor? A mi vuelta me parece que mi padre ya tiene con quién tomar “petróleos”.
Apenas algo más de un mes para la vuelta a casa. Llevo ya casi dos años y medio en Sudáfrica y poco a poco uno se va acostumbrando a vivir de esta manera, lejos de sus seres queridos. De momento sigue compensando y el día que no lo haga tengo claro que voy a coger las maletas y volver, pues por suerte estoy en una posición de poder elegir en la vida.
La segunda frase del día de hoy, que no tiene porque haberla pero me apetece escribirla: “Siempre me siento feliz. ¿Sabes por qué? Porque no espero nada de nadie; esperar siempre duele. Los problemas no son eternos, siempre tienen solución. Lo único que no se resuelve es la muerte. La vida es corta, por eso ámala, se feliz y siempre sonríe, solo vive intensamente. Antes de hablar, escucha. Antes de escribir, piensa. Antes de herir, siente. Antes de rendirte, intenta. Antes de morir, vive.” (William Shakespeare).
En esto momentos, cuando escribo, os aseguro que puedo olvidar por momentos cual es mi trabajo. Me miro al espejo, y tan solo observo a alguien que esta disfrutando de una aventura, de una increíble e inolvidable aventura. Desde la ciudad de Polokwane en la provincia de Limpopo (Sudáfrica) como siempre con amor mucho amor, Jon Pascua Ibarrola. Por cieto, hoy es un día de esos que me miro y me miro al espejo y me digo ¡Que suerte la mía! No tengo ni una sola razón para quejarme, o al menos, que sea lo suficientemente importante. ¡Manda huevos! Con los tiempos que corren, lo voy a volver a decir ¡Que suerte la mía!
Foto: Con Harold Legodi, otro componente más del cuerpo técnico del equipo profesional de Sundowns, durante nuestra pretemporada en Suazilandia el pasado mes de julio. 

Comments are closed.