Con un retraso de dos horas pero finalmente ya estamos en Bulawayo

Finalmente el retraso del vuelo se prolongó más de la cuenta y hasta dos horas hemos tenido que esperar en el aeropuerto de Johannesburgo para montar en el avión. No obstante, aunque con retraso, ya hemos hecho entrada en el país. Al igual que el aeropuerto de Ndola (Zambia), el de Bulawayo es también  un aeropuerto muy humilde, en el cual las maletas facturadas nos han sido entregadas personalmente en mano por los empleados que trabajan en rampa.
Como curiosidad comentar también que los no africanos hemos tenido que pagar un “visado” para entrar al país por importe de 300 rands (30 euros). En Zambia por ejemplo, recuerdo que fueron 50 dólares. Nada más llegar al aeropuerto, montar en el autobús y recorrer un par de kilómetros de carretera, uno puede darse cuenta de que esto nada tiene que ver con una ciudad “monstruo” como Johannesburgo.
Por cierto ¿La temperatura? Hace un calor terrible. El auténtico sol africano esta “pegando” de lo lindo, y lo esta haciendo de verdad. Dentro de unos años, ya podré decir aquello de “Yo estuve en Bulawayo”, la segunda mayor ciudad de Zimbabwe con un millón de habitantes, tras la capital Harare. Su nombre “Bulawayo” procede del idioma Ndebele y significa “lugar de sacrificio”. Bulawayo fue fundada por los Ndebele, una etnia africana, a mediados del siglo XIX, aunque estos fueron expulsados de la ciudad por los británicos en 1893. Un poquito de historia nunca viene mal pues leyendo y leyendo a uno siempre se le queda algo.
La habitación 411 del hotel Holiday Inn para el goalkeeper coach de Sundowns, que se ha montado su oficina prácticamente en la terraza de la habitación. ¿La sesión de entrenamiento? A las seis de la tarde en el jardín de la piscina del hotel, un breve regenerativo. La frase de la tarde del día de hoy: “Es necesario aprender lo que necesitamos y no únicamente lo que queremos” (Paulo Coelho). Desde la ciudad de Bulawayo como siempre con amor mucho amor Jon Pascua Ibarrola, también conocido como el goalkeeper coach de Sundowns.
Foto: El visado necesario para entrar Zimbabwe para todos los visitantes “no africanos”. En breves me parece que tendré que renovar mi pasaporte pues prácticamente todas las hojas están bien pero que bien completas de sellos y estampitas.

Comments are closed.