Día libre navegando en las aguas tranquilas del Zoo Lake de Joburg

Dando fin un día libre en la alfombra de mi hogar dulce hogar de Melrose Arch. Un Día libre que he disfrutado navegando en las aguas tranquilas del “Zoo Lake” (Lago del Zoo) de la ciudad de Johannesburgo, a escasos 10 minutos en coche de mi apartamento estudio. Haciendo labores de “gondolero” y demostrando mis habilidades con el remo.
Técnica exquisita en cada “palada” y velocidades de crucero similares a las de el “Titanic” aunque finalmente, a diferencia de la película, la cosa no acabó con hundimiento. ¡Como se nota que eres de Bermeo, coach! Me decían. Manejándome de proa a popa y de babor a estribor y viceversa como un bucanero experimentado, aunque me dieron una embarcación sin bandera pirata. Mejor así, no quería tener problemas con nuestros aficionados, no vayan a pensar que he firmado con los de Soweto.
En definitiva, y lo más importante ¡Que me he olvidado por unas horas de que soy entrenador de porteros! Un día perfecto. Mañana vuelvo a Chloorkop con energías renovadas tras haber aprovechado, lo que se dice de verdad, el día de descanso.
Sesión de entrenamiento programada para mañana a las 15:30 horas de la tarde. Nada más finalizar directos al hotel de concentración de Pretoria pues el martes disputaremos la 19º jornada de liga frente al Golden Arrowns. ¡Aquí no se para! En breves seguiremos con el “Modo Off” futbolístico con alguna película.
La frase de la noche de hoy: “El propósito de la existencia no es encontrarse uno mismo; sino crearse uno mismo” (George Bernard Shaw). Desde la ciudad de Johannesburgo como siempre con amor mucho amor Jon Pascua Ibarrola, también conocido como el goalkeeper coach de Sundowns. ¡Muy buenas noches a todos! Por cierto ¿Qué me decís de la camiseta? Como los buenos marineros, a rayas. Cuidando hasta el más mínimo detalle.
Foto: Esta misma tarde al frente de mi navío, el más rápido surcando las aguas del “Zoo Lake” de Johannesburgo. Si me hubiera visto mi padre se le hubieran saltado las lágrimas de los ojos. No era para menos.

Comments are closed.