Denis Onyango ya esta recuperado de su lesión y ha vuelto al equipo

Nada como una buena noticia para comenzar la mañana de este jueves 7 de marzo. Como podréis ver en este breve clip de vídeo, nuestro portero Denis Onyango ya se encuentra completamente recuperado del esguince del ligamento lateral interno de su rodilla izquierda y esta de nuevo entrenando con el grueso del equipo.
La verdad es que para Denis la vuelta de las vacaciones de Navidad ha sido como un calvario. Primero estuvo parado a cuenta de unas molestias en su isquiotibial izquierdo, tras recuperarse se le diagnosticó una malaria que contrajo durante las escasas 3 semanas que estuvo en Uganda de vacaciones y tras permanecer 5 días hospitalizado y superarla, cayó lesionado en el último de nuestros partidos amisotosos en Zimbabwe hace prácticamente 4 semanas.
Tal y como podréis observar en el clip, ya esta a pleno rendimiento y su rodilla se encuentra en perfecto estado. El vídeo corresponde a la última fase de su proceso de recuperación, “La prueba del algodón” como yo la llamo. Llevábamos un tiempo entrenando de manera aislada y este es ahora el punto en el que nos encontramos. Estoy contento además porque lo veo “fino”, con una presencia espectacular.
Tras contraer la malaria perdió algo de peso, cosa que le sentó de maravilla. La verdad es que aunque algo más delgado, su aspecto era realmente bueno así que pensamos en hacer un esfuerzo para conservarlo. A pesar de haber recuperado algo de peso tras la enfermedad, esta un pelín más delgado que antes de contraerla, cosa que le sienta de maravilla.
Bromeando con los doctores, tenemos pactado que si llega de nuevo al peso de antes vamos a inyectarle nosotros mismos la malaria. Sin más os dejo con este clip de vídeo, el de la vuelta a los terrenos de juego de Denis Onyango, uno de los componentes de mi particular “Ejército de las Tinieblas”. Estoy muy contento de su regreso, y sobre todo de las condiciones en las cuales lo tengo de vuelta.
La verdad es que he disfrutado mucho del proceso, observando día a día su progresión en los entrenamientos a la vez que iba aumentando poco a poco la intensidad y carga de éstos para llegar a este preciso momento. A pesar de no entrenar con el grupo hemos pasado tiempo juntos pues todos los días, tras finalizar con Wayne y Thela, daba continuación a mi trabajo con su “readaptación”. Me alegro mucho por él y tal y como le decía al término de cada sesión: “Onyango, I love you too much”, a lo que él contestaba “Coach, I love you too”.
Para todos aquellos que quieran ver la desafortunada jugada que le ha mantenido apartado de los terrenos de juego cerca de un mes, adjunto el siguiente enlace:

Comments are closed.