Las incuestionables decisiones de la comisión de la PSL sudafricana

Mi visión personal sobre el mundo del fútbol y mi filosofía de vida
viernes 15 marzo, 2013
El increíble calvario liberiano de nuestro portero Denis Onyango
martes 9 abril, 2013

Las incuestionables decisiones de la comisión de la PSL sudafricana

El viernes 15 de diciembre de 2012, en el partido correspondiente a la 15ª jornada de liga que nos enfrentó al Bidvest Wits University en el Bidvest Stadium, se generó otra de esas innumerables y desagradables situaciones debido a otra de esas incuestionables decisiones a las cuales la comisión de la Premier Soccer League, por desgracia, me tiene ya acostumbrado.
Había llovido un poco durante la tarde previa a aquel partido, y una hora antes del comienzo del encuentro, cuando los representantes de dicha comisión acuden al vestuario para hacer la comprobación de las “fichas” o licencias federetivas de los jugadores, me comunicaron que no podría realizar el calentamiento en la portería debido a los desperfectos que se podrían ocasionar en ella.
Nada más terminar la comprobación de las licencias, me dirigí a una de las personas que pertenecían y representaban a dicha comisión con objeto de tener más información acerca de su decisión. Nuestra conversación fue la siguiente:
 
– Cuando te refieres a la portería ¿A que te refieres concretamente? ¿Cuál es el espacio que no puedo utilizar? Pregunté.
Al área pequeña, no puedes calentar dentro de lo que es el área pequeña. Me contestó.
¿Hay alguna parte del reglamento que haga referencia a este hecho, al de la imposibilidad de realizar el calentamiento en la portería? Porque el campo esta perfecto, añadí.
El partido va a ser retransmitido en directo y los desperfectos que se producirían en la portería durante el calentamiento no causarían buena impresión a través de la televisión, me dijo.
¡Impresionante documento! Todavía frotándome los ojos, salí al terreno de juego con Wayne Sandilands a realizar el calentamiento. Lo que hice fue colocar dos balones, a modo de portería, justo en la línea del área de meta y en frente de cada poste, con lo que no tuve que modificar los contenidos ni la rutina de calentamiento previa al partido. Lo que hice fue tan sólo trasladar los ejercicios a otro espacio, unos cuantos metros más adelante.
En una de estas, mientras estaba realizando el calentamiento, en mitad de uno de los ejercicios, otro representante de la comisión de la liga entro al campo vociferando a la vez que hacía gestos con los brazos, recriminándome que estuviera pisando el área de penalti.
-¡No puedes estar ahí! ¡No puedes hacer el calentamiento ahí! ¡Te lo hemos dicho!
-¡Largo de aquí! le dije. No ves que estoy trabajando. ¡Despierta! Tu compañero me dijo que lo que no podía pisar era el área pequeña y lo estoy respetando ¿Quién te crees que eres? ¡Fuera de aquí! Le dije también gritando.
Al ver la “gresca”, el primero de los representantes de la comisión de la liga (con el cual hablé anteriormente), entró al campo para apaciguar los ánimos y comunicar al otro de los comisionados lo que él y yo habíamos hablado. Mientras los 3 discutíamos sobre el asunto bajo la atenta mirad de Wayne, les dije:
Mirar al otro lado, ellos (refiriéndome a los porteros y al entrenador de porteros del Bidvest Wits University) están realizando el calentamiento en la portería, están bajo ella, pisando el área pequeña ¿Qué pasa con eso? Yo os estoy respetando ¿A dónde vienes tú gritando? 
– Olvídalo y continúa haciendo el calentamiento dentro de la portería, no pasa nada, me dijo el primero de los comisionados.
– No pasa nada desde un principio, le contesté. El campo esta en perfectas condiciones, y no hay razón lógica ninguna para no realizar el calentamiento como lo hacemos habitualmente. Y no te olvides, que mientras vosotros entráis y salís de los campos con vuestros trajes, nosotros perdemos partidos y nos quedamos sin nuestros trabajos. Esto no va ni de vosotros ni de mí, va de un portero que va a jugar un partido y tiene que hacerlo en las mejores condiciones posibles.
Tras la pequeña discusión, di continuación al calentamiento, y cómo no, a mi trabajo. Estas cosas, son algo a lo que uno desgraciadamente se termina acostumbrando. No es la primera vez que se generan este tipo de situaciones en las cuales el “sin sentido” es el denominador común en sus incuestionables decisiones.
Junto con el artículo os muestro unas cuantas fotos del estado del césped aquel día. Un césped en un estado realmente espectacular que no inpedía para nada que el calentamiento se realizara bajo la portería. Observar las fotos y juzgar vosotros mismos.
Las imágenes están capturadas por nuestro analista, que tampoco daba crédito a la situación que se había generado, más si cabe cuando todos sabíamos que nosotros estábamos respetando la solicitud de la comisión de la liga por absurda que fuera. Bueno, todos no, todos… ¡Menos el que apareció por allí gritando!
Durante mi primera temporada en Sundowns (2010-2011) en un partido de liga disputado en el Lucas Masterpieces Moripe Stadium, del que no recuerdo el rival, se genero una situación parecida. Aquella vez, me solicitaron (no prohibieron, cómo en esta ocasión) que realizará el calentamiento fuera de la portería. Tras consultarlo con Wayne, le dije que el eligiera, y finalmente lo hicimos en ella.
En aquella ocasión, la “gresca” que se montó fue aún mucho peor, donde hubo una conversación que acabo siendo “inmortalizada” en un acta, y enviada al club como prueba de mi “inaceptable comportamiento”. Un acta además, que no hacía realidad a la conversación mantenida y sobre la cual tuve que responder ante el club. This is África! Una de las aventuras más interesantes y apasionantes de mi vida, tanto en el aspecto deportivo como en el plano personal.
Jueves 21 de marzo de 2013, Johannesburgo (Sudáfrica)

Comments are closed.