Alberto Román y sus chicos tienen también el cielo como único límite

Alberto Román, joven de 37 años que vive en Arrigorriaga, es otra de esas personas a las cuales la web me ha dado la oportunidad de conocer. Una persona que ha hecho también toda su vida deportiva como aficionado bajo los palos, hasta que hace un par de años “colgó” los guantes y se decidió por enseñar a los jóvenes valores de las categorías inferiores del Montefuerte.
Conoció la web por casualidad, en su afán de encontrar información en la red sobre ejercicios y metodología que ayudaran en la formación de sus muchachos. Dice que desde entonces ha parado de buscar, porque el método y los ejercicios que aparecen en la web le parecen estupendos y le sirven de gran ayuda.
Tras trabajar en la construcción de 08:00 de la mañana hasta las 17:00 horas de la tarde, nada más finalizar, acude con ilusión a realizar labores de entrenador de porteros con los alevines del Montefuerte, un club pequeño y humilde el cual, tal y como él dice “las pasa canutas para sobrevivir”.
Tras salir pitando de su trabajo, hace lo imposible para llegar al club a las 18:00 horas de la tarde y entrenar a sus jóvenes promesas por espacio de hora y media. Acude al club prácticamente todos los días de la semana, pues además de encargarse del entrenamiento de los porteros de los equipos alevines también se encarga de entrenar a un equipo infantil en colaboración con un amigo. Un equipo con el cual por cierto ocupan la segunda posición en la tabla, en lo que esta siendo para ellos una brillante temporada.
¿Su único día libre? El domingo. Aún con todo esto, todavía le queda tiempo libre para acudir a las instalaciones de Lezama a unas clases de metodología de porteros que imparte el Athletic Club de Bilbao de manera gratuita para todos los clubes convenidos. Un curso del cual por cierto, fui responsable de poner en marcha hace ya unos cuantos años en mi etapa como director técnico deportivo de la Fundación y responsable de la metodología del entrenamiento de los porteros del fútbol base del Athletic Club de Bilbao.
Como podréis observar, la historia de Alberto, no es diferente a la mía, la cual podéis leer en la sección de “Biografía” de mi área personal en la web. Desde aquí, querido Alberto, darte la más sincera enhorabuena y todo mi apoyo en el trabajo que vienes realizando con los más pequeños. Un fuerte abrazo y ¡Nos vemos en la red! Como dice una canción: “Hay amor en todas partes y en cada rincón del mundo”.
Foto: Alberto Román con sus pupilos, los porteros de los equipos alevines del Montefuerte. The Sky is The Limit!

Comments are closed.