De vuelta a un hotel de concentración que parece mi segunda casa

Finalizada la sesión de entrenamiento de hoy, ya estoy de nuevo en nuestro habitual hotel de concentración de Pretoria. Tras pasar la tarde noche del pasado sábado y la mañana y parte del mediodía del domingo en la habitación 607, hoy martes y mañana miércoles estaré hospedado en la 609.
Trabajo “diseccionado” con mi particular “Ejercito de las Tinieblas” durante la sesión de entrenamiento del día de hoy. Mientras Calvin Marlin, Thela Ngobeni y Glenn calentaban con un fútbol tenis “reglado” por espacio de 20 minutos, he realizado la habitual tarea activación mediante velocidad, motricidad, fundamentos aéreos y coordinación, más el trabajo del juego aéreo con Wayne Sandilands y Denis Onyango en ese mismo espacio de tiempo.
Tras ser requeridos estos dos últimos por el entrenador, he dado comienzo al trabajo del juego aéreo con el trío restante. Trabajo que ha sido también intenso al ver que han asimilado perfectamente el trabajo de fuerza explosiva de ayer.
Demasiadas impulsiones en estos dos días, quizás incluso me haya “colado” un poco pero viendo que es una semana de domingo, miércoles, domingo y que no hay demasiado tiempo para entrenar es algo que no me preocupa demasiado.
Aunque seguramente es la primera ocasión de la temporada en la cual trabajan la fuerza explosiva y el juego aéreo en días consecutivos. Indudablemente, esto jamás hubiera pasado con el portero que esta compitiendo pues es algo que respeto al máximo.
En estos momentos en la cafetería del hotel, tomándome un café de “mentiras” (descafeinado), antes de subir a la habitación y darle una vuelta a los clips de Wayne Sandilands para mañana por la mañana. Mañana en la cual jugaremos una dura partida al “dime lo que ves”.
La frase de la noche de hoy: “No se sale adelante celebrando éxitos, sino superando los fracasos” (Bernardo Moya). Y ya puestos ¿La canción de hoy? Todo un clásico, “I have nothing” de Whitney Houston”. Para aquellos que piensan, tal y como dice la canción, que no tienen nada, nada, nada.
Aunque a menudo Dios aprieta, dicen que nunca ahoga. Hay momentos que al goalkeeper coach de Sundowns, lo tiene de verdad bien apretado ¡Pero el coach aguanta!
¡Que ganas de volver a casa! El “acumulado” que llevo tras casi 3 años aquí se hace notar. ¡Que ganas de retomar mi vida en casa! Por cierto, antes de que se me vaya la olla, os dejo el enlace de la canción:
Desde África, el “Reino de los Cielos”, el “País de Nunca Jamás” o donde Cristo perdió las sandalias como siempre con amor, mucho amor, hoy más que nunca, porque acabo de presenciar algo que no me ha gustado nada, el señor “Sweetman”, al que algunos conocen como Jon Pascua Ibarrola y otros como el goalkeeper coach de Sundowns.
Fotos: Denis Onyang con dos de sus retoños en su domicilio de Uganda durante sus vacaciones (arriba). África en todo su esplendor en forma de una “ciclista” ugandesa que Denis pudo capturar con su Blackberry durante una de sus visitas al poblado donde creció y enviarme a través de WhatsApp también durante sus vacaciones (abajo).

Comments are closed.