“La serpiente como animal de la casa masai” Por Itxaso Tellería

Una serpiente; negra, gruesa, grande. Zigzaguea  en dirección a casa. Entra. Se pasea a sus anchas. Hay varias esposas del patriarca alrededor, palo en mano; están alerta a la espera del momento propicio para propinarle un buen golpe seco. Entra corriendo el jefe. “¡No! ¡Que nadie mate la serpiente!” Todas miran interrogantes. Retoma el aliento, prosigue: “Nadie puede tocar ni molestar a esa serpiente.
Dejad que se arrastre por donde le plazca, a fin de cuentas, esta casa es suya también”. Respira hondo, clava su mirada en cada una de ellas y con voz grave, firme, decidida, concluye: “Esa serpiente es mi abuelo”.
Amani me explica: “la serpiente negra, al no tener veneno, no muerde, es pacífica; viene, pasea y se va. Los massai carecen de esa información, y según su   interpretación se trata de un animal de casa, es una visita de algún amigo o familiar que pereció.
Ha de recibírsele bien, dejarle a sus anchas, respetarlo; a fin de cuentas, viene en son de paz”. Los massai, una tribu imponente, bizarra, magna, noble, respetuosa con todo aquello que les rodea, coherente con sus principios e ideales, rebosante de misterio ancestral.
Con sus pequeñas historias consuetudinarias, con sus raíces tan ahondadas en Madre-Tierra, con los astros que cada noche se alinearon sobre los tejados de paja para compartir un rato con nosotros. Con aquella hiena que irrumpió en la comunidad mientras todos dormían queriendo comerse al ternero recién nacido, con sus pulseras, tobilleras y collares de colores que aún están por inventar.
Con sus dedos amorfos de tan arduo labor, con el tribunal constituido por los sabios, con los jóvenes y marciales guerreros morani, con sus ceremonias de beber sangre animal y saltar hasta la ionosfera y con esa puerta de madera seca a punto de resquebrajarse.
Esa que abrieron para mí mostrándome a cambio de nada lo que son, lo que tienen, en lo que creen, lo que detestan, lo que temen y lo que desean,  se han ganado a pulso en mis “Memorias de África” una parcela distinguida, diferente, especial; tanto como ellos.
Itxaso Tellería Mugarra

Comments are closed.