Firmado contrato de renovación con Sundowns por dos temporadas

El goalkeeper coach de Sundowns acepta la oferta de renovación de Sundowns y firma un acuerdo por dos temporadas, hasta el 30 de junio de 2015. En tal acuerdo, adquiero también el compromiso de formar y compartir con Wendell, nuestro otro entrenador de porteros, todo lo referente a mi metodología de trabajo, pues las dos partes sabemos que tengo más camino recorrido en el club que el que me queda por recorrer.
Algo, lo de compartir mi método de trabajo, que me parece del todo justo y que ya desde hace un tiempo atrás estoy realizando. Esto no va de mi, va de nuestros porteros, a esos a los que tanto aprecio, y el día que decida marchar quiero que ellos sigan entrenando con la misma intensidad y calidad que lo vienen haciendo durante estos tres últimos años, o en su defecto, mejor aún.
Mi idea era renovar por una temporada más pero finalmente hemos alcanzado un acuerdo para dos. No obstante, tengo también muy claro que tan sólo continuaré en el club mientras pueda entregar  la intensidad y la energía que el trabajo requiere, es lo justo y lo honesto, independientemente de la duración del contrato.
La verdad es que me siento muy afortunado y agradecido, tengo todas mis expectativas laborales y económicas cubiertas, algo que me da la posibilidad de elegir, pudiendo decir si o no a futuros proyectos o propuestas de trabajo. Quizás por otro lado, por las características y particularidades de la vida y la cultura en una ciudad como Johannesburgo y un país como Sudáfrica, me falte algo de equilibrio en mi vida personal que esta muy enfocada al trabajo.  Este es el precio que estoy pagando.
Echando la vista atrás, cuando comencé a dedicarme a este trabajo, sin remuneración los primeros años y a modo aficionado, ni en mis mejores sueños imaginaba que iba a estar en la situación en la cual me encuentro ahora, a pesar de que tenía las ideas muy claras.
En aquel entonces, tan sólo quería no tener que trabajar en una cadena de producción (trabajé en varias que se dedicaban a la automoción, al caucho y a los trasformadores eléctricos) o en trabajos eventuales que apenas me proporcionaban estabilidad, habiendo tenido nómina en más de 10 empresas en 3 años (a menudo gracias a empresas de trabajo temporal), debido a la situación del mercado laboral en aquel entonces.
Tan sólo luchaba por una vida mejor, por tener la oportunidad de disfrutar mientras trabajo. Hoy puedo decir que lo he conseguido, y que mi futuro, a la edad de casi 41 años, esta prácticamente resuelto, si no llevo una vida de grandes excesos.
Esta fue mi única ambición en todo este tiempo, la de llegar a este punto, el de saber que no voy a volver a trabajar como eventual ni estar pendiente de un mercado laboral de régimen general, que bien en aquellos tiempos y bien ahora, esta muy complicado y porqué no decirlo, mal pagado.
Mi prioridad, más que llegar al fútbol de élite, fue la de sobrevivir en el mercado laboral, encauzando mis energías y habilidades en un campo como fútbol, en el cual siempre tuve la confianza de tener serias posibilidades. Trabajé lo suficiente para generar ese pelín de suerte que siempre hace falta y finalmente las cosas salieron.
La confianza ciega en mis posibilidades y en mi trabajo hizo que lo consiguiera. Tan solo tenéis que echar un vistazo ami biografía en el área personal de la web para daros cuenta de que para llegar a este punto he necesitado de un proceso, que aunque breve, ha sido muy intenso.
Nadie me ha regalado nada y como todo en este mundo, he tenido que pagar un precio, en horas de trabajo y de sueño, llegando incluso a estar en situación de pluriempleo hasta tener mi primer contrato como técnico deportivo a jornada completa.
Teleoperador, grabador de datos, dependiente, almacenero, descargador de buques, embalador, operador de rampa en aeropuerto, administrativo y peón de fábrica fueron durante unos cuantos años mis ocupaciones laborales dentro del régimen laboral y dentro de lo que era el mundo laboral del trabajador eventual, en el que nunca disponías de vacaciones al tener contratos de trabajo de 6 meses, 3 meses, 1 mes, 1 semana o incluso de 1 día, recuerdo en más de una ocasión.
Hoy puedo decir también aquello de que no olvido de donde vengo, y que es por esta razón que me siento más afortunado si cabe con lo conseguido y sobre todo, quiero animar a todos los que se encuentran en el camino que que están realizando sus esfuerzos para conseguirlo.
¿La frase para la noche del día hoy? Hoy voy a citar un texto, el del área de filosofía de la web. Hoy como desde el día que lo escribí, sigo pensando lo mismo. Lo comparto con vosotros:
Siempre estaré agradecido de poder acudir todas las mañanas a un trabajo que me apasiona y me hace feliz. La ética, el esfuerzo, la constancia y sobre todo la honradez, valores todos ellos que me inculcaron en mi familia, han sido, son y serán siempre un pilar fundamental tanto en mi desarrollo profesional como en el personal que a menudo, por no decir casi siempre, van de la mano.
 
El tiempo me ha enseñado que la mayor de las virtudes que uno puede tener en este mundo es la de saber adaptarse, pero nunca a costa de perder los principios y valores sobre los cuales nos educaron pues mas que “Tal y como aprendimos a vivir así entrenamos” yo diría que “Tal y como nos enseñaron a vivir, así entrenamos”.
 
Considero que la mayor oportunidad que nos concede este trabajo es la de poder ayudar a alguien a conseguir sus objetivos, a cumplir sus sueños, adoptándolos también como parte de los nuestros en una especie de reto personal. Y sobre todo, el tiempo me ha enseñado, que el fútbol no es el fin, que el fútbol, es el medio.
 
Jon Pascua Ibarrola 
En breves, subiré a un avión que me llevará de vuelta a casa con mi familia sabiendo que voy a volver, que tengo dos años más de contrato, y que tengo la posibilidad de poder seguir eligiendo en la vida. Un año más, seguiré siendo “El amo de mi destino y el capitán de mi alma”. Justo aquí, en este preciso instante, doy por acabada esta tercera entrega de la aventura.
No quería dejar pasar el momento sin agradeceros la compañía que me habéis ofrecido y como no, el cariño, respeto y agradecimiento mostrado hacia mi persona y hacia mí trabajo. Como todo lo que hago en esta vida, os lo agradezco con todo mi corazón. Desde la ciudad de Johannesburgo, dando por finalizada una nueva temporada de la aventura (ya van tres), como siempre con amor mucho amor, el goalkeeper coach de Sundowns. The Sky is The Limit!
Foto: Wayne Sandilands, Denis Onyango y Calvin Marlin, tres de los componentes de mi particular “Ejército de las Tinieblas”. Si no hubiera sido gracias a su trabajo, quizás hoy no podría escribir estas palabras. Como dice la canción: “Hay amor en todas partes y en cada rincón del mundo”. Y una vez más, tras marcharme de este país, puedo seguir diciendo aquello de “Cuanto amor me llevo”.

Comments are closed.