El famoso Bar del Oeste de Badajoz, su Lele y La Venta de Don José

Dando por finalizado mi reencuentro con mi gran familia pacense, con todos esos grandes amigos que hacen vida en uno de los locales más peligrosos de Badajoz, donde únicamente se puede sobrevivir siendo un gran “pistolero” y estando siempre preparado para lo que pueda pasar.
El único local del mundo en el cual la habitual “porra” de los partidos de fútbol de primera división puede ser anunciada con un gran cartel en el cual se puede leer “La gran porra del violador”, en honor al hombre que la regenta. Un local digno para una “tesis doctoral de fin de carrera” donde seguro, los grandes psicoanalistas deberían de recibir terapia tras el desgaste que sufrirían para realizar el minucioso informe.
Y no me canso de decirlo “Hay amor en todas partes, y en cada rincón del mundo”. Me he vuelto a reencontrar también con el amor de mi vida, “Angelita”, que desgraciadamente es la mujer de mi amigo el “Marqués”, aquel que es capaz de cocinar unas salchichas sin quitarse la “Chupa” de cuero y con los cuellos levantados. Hemos vuelto a convivir bajo el mismo techo 4 días y desgraciadamente tendré que esperar un año más porque las cosas van bien entre ellos. No obstante, yo siempre se lo digo “Angelita, si tu me dices ven, lo dejo todo”. Aunque la verdad, tengo que reconocerlo, el “Marqués” sigue siendo más guapo.
Por allí aparecició también el “Duque” o “Duquino”, también conocido como “Aznarín” por su parecido con el ex presidente. Un hombre que es capaz de decir ¡Me voy, me voy, que es tarde! durante 6 horas a la vez que al mismo tiempo sale de su boca un ¡Ponme otra! También he podido saludar al “Teo”, un tipo con el que cuando juegas al “Pádel” necesitas llevar un “contable”. Con empate (15-15) y tras hacer un tanto puedes encontrarte con un “Juego, 5 a 5 y sacamos nosotros” sin haber pasado por el 15-30 y el 15-40.
Las cosas siguen igual, aunque este año he tenido mucha suerte pues al entrar al local he recibido un abrazo de mi “Tio Juan” y no he sido saludado con su “¿Qué quieres tomar gilipollas”. Miguel, alias el “Pixa” sigue teniendo problemas con su lado izquierdo, ni siquiera mira hacia ese lado cuando cruza la calle. Ahí los tenéis a todos, durante la cenita de despedida de ayer noche en la terraza del tan especial local,donde nadie quiere “miserias”.
Un lugar donde comas lo que comas, bebas lo que bebas, no se ni como ni porque siempre terminas pagando 20 euros. Donde 106 dividido entre 6 son 16. Donde al final son 20, luego ¡Venga va, 15! y luego se oye un ¡Lo dejamos en 17! También aparecen por ahí “Fran”, que puede mirar hacia los dos lados de la calle, a diferencia de su hermano Miguel, también conocido como el “Pixa”. Aparece también “Golo” o “Golito”, que nada tiene que ver con el “Golosina”, aunque pueda parecer. El que falta es “Rafa Hebe”, un tipo tan generoso, tan generoso que es capaz de hipotecar su piso para pagarte una cerveza.
Hoy abandonaré el local del famoso “Lele”, esas dos sílabas misteriosas que hacen que mi “tio” arranque por “bulerías”, meta la “quinta marcha” y se venga arriba de manera que nadie lo pueda parar. He conocido también el famoso local de la “Venta de Don José”, donde uno entra y misteriosamente sale oliendo a comida sin saber el “como” ni el “porque”.
Que penita que la ciudad no tenga al “Histórico” por lo menos en segunda división, me traía aquí a mi particular “Ejército de las Tinieblas” y a correr. Eso si, al “Bar del Oeste Americano” tendrían prohibida la entrada, ya me ocuparía yo de ponerlo en alguna claúsula del contrato. ¡Que manera de jugarme la vida al entrar de nuevo a este local!
En breves partiré rumbo a Lisboa donde pasaré la noche, y mañana por la mañana montaré en un avión para volver a Bilbao y participar en el “I Congreso Villa de Durango” durante la mañana de este mismo sábado. ¡Todo controlado! Con los tiempos ajustados pero llego a todas partes. ¡Seguimos siendo felices! y disfrutando de las vacaciones sabiendo que aún me quedan dos semanas antes de volver al “País de Nunca Jamás” el 22 de este mismo mes.
La canción de la mañana del día de hoy: “Mi Marciana” de Alejandro Sanz. Una canción que me recordará siempre a estas vacaciones, las del verano del 2013, y especialmente al “Marqués” y a su mujer, mi “Angelita”. Por cierto, os dejo el enlace, para todos aquellos que no conocéis la canción:
“Te juro que es verte la cara y mi alma se enciende, y sacas al sol las pestañas y el mundo florece.  Dejas caer caminando un pañuelo y mi mano sin mi lo recoge. Tienes la risa más fresca de todas las fuentes, eres el timbre del nido de mis gorriones.  Hueles a hierba y me sabes a tinta y borrones. Eres el rayo de mayo, mis letras, tus cremas cantando en el coche. Cuando juntamos las sillas me siento tan torpe”.
¿La frase del día de hoy? Los mejores momentos de la vida son así, porque nunca habrá otro igual. Porque puede haber cosas parecidas, momentos parecidos, y a veces incluso mejores, pero aún así cada instante es único, irrepetible, y malo o bueno, inolvidable”. Desde Badajoz como siempre con amor mucho amor el goalkeeper coach de Sundowns, también conocido como el “Pechuguitas”, esto último solamente en el “Bar del Oeste de Badajoz”. ¡No lo sabe nadie más!
Foto: Con mi “Tío Juan”, conocido como el Viola o el Violador (portada y arriba), con parte de mi familia pacense (centro) y con el “Viola” y el “Marqués” (abajo) ¡Que bonito es tener familia! Todos ellos grandes tipos a los cuales quiero y aprecio tal y como son, únicos.

Comments are closed.