El cielo es también el límite para la familia Martínez De la Torre

Hola a todos, yo no soy la protagonista de este relato, soy la “mujer de”, y esta es nuestra historia vista desde la posición de actriz secundaria. Siempre digo que lo que más agradezco al fútbol es haber conocido gente maravillosa, gente que no hubiera formado parte de mi vida y ahora soy incapaz de concebirla sin ellos. Gente de la cual he aprendido muchísimo y a la que nunca podré olvidar, y entre ellos está Jon.
Es curioso que nos conociéramos por mí, pero me encanta escribir, me encanta leer, me encanta el fútbol y en cuanto me dijeron que había alguien de los nuestros viviendo una aventura en África quise saber y adentrarme un poco en ella. Y allí estaba Jon, alguien al que deseo conocer pronto personalmente y que me transporta a un país que me apasiona, y alguien que me llena de ilusión y esperanza con su forma de ver y vivir las cosas.
Rubén me ha pedido que escriba su historia, que explique un poco su trayectoria, me tomo la libertad de escribirla con el corazón, ya que es así como esta web y Jon se merecen.
Rubén es portero, nacido en Valencia pero de Barcelona (o eso dice él…) y después de 7 años en las categorías inferiores de F.C. Barcelona empezamos a conocer “mundo” jugando dos años en la Cultural Leonesa, el Zamora C.F , el Novelda , el Hércules de Alicante (con este último consigue su mayor logro deportivo, ascender a 2ªA) y el Badalona.
Después de 14 años como profesional y de formarse como Técnico especialista en el entrenamiento de porteros,  le llega una oferta para entrenar a los cancerberos de las categorías inferiores del FC Barcelona y creemos que es el momento de “colgar los guantes”. Tras dos años en el FC Barcelona, decidimos lanzarnos a la aventura e irnos a Israel, concretamente al Maccabi de Tel Aviv, junto con Oscar García. Deciros que él lo tuvo claro desde el primer momento, yo en cambio, no tanto. Todos sabemos de los miedos a los cambios y más con una niña de 7 años. Marchar a un país tan desconocido para nosotros era complicado pero merecía la pena arriesgar y así lo hicimos.

 

En nuestra aventura hemos tenido de todo. Por un lado os animo a todos a conocer un país maravilloso, totalmente desconocido. Únicamente sabemos de él por lo que nos muestran las noticias y claro está, no es para nada la realidad lo que vemos. Tel Aviv es una ciudad maravillosa, es la Nueva York del Mediterráneo, moderna, cosmopolita, y cara, muy cara.
Jerusalem, es una ciudad que creo que nadie debe morir sin conocer, seas creyente o no, rica por su mezcla de culturas, religiones e ideologías. Nuestra experiencia en el plano deportivo ha sido redonda, maravillosa. Nunca podremos olvidar a la gente del Maccabi, el trato ha sido exquisito. Y como no, con un buen grupo de trabajo, con mucha lucha, dedicación e ilusión todo se consigue. Tras 10 años de sequía el Maccabi de Tel Aviv se hace con el título de Liga.
Fue indescriptible, de un equipo totalmente diferente a lo que vemos en España, de una liga distinta a “la nuestra”, de una afición incansable, de todo esto, no podían salir más que buenos resultados. Y allí estábamos nosotros, el primer cuerpo técnico extranjero que gana una Liga en Israel, siendo partícipes de un trocito de la historia de ese país.
Nuestra experiencia personal, como os comentaba, un poco de todo, como el mismo país, una experiencia de contrastes. Los primeros meses maravillosos, era como estar en el paraíso. Buen clima, playa, buena gente y una experiencia única, pero no podíamos vivir esta aventura sin el otro extremo, sin la realidad de este país.
En Noviembre, después de 21 años, volvieron a sonar las sirenas en Tel Aviv, y lo teníamos que vivir. Pues si, esto si que es indescriptible. Saber que lo que está sonando te avisa de que tienes 90 segundos para meterte en un refugio. Siempre digo que lo peor no es el misil que viene de camino, sino el sonido de la sirena. Sólo lo describe una palabra: estremecedor.

¿Cómo poder describirlo? Si a alguien le interesa lo puede leer en un artículo de mi blog que escribí mientras estuve allí, con objeto de que la gente conociera el país sin tenerse que moverse del sofá. Os dejo el enlace:
Lucía (nuestra hija) y yo volvimos a España, pero a Rubén le tocó vivir la semana más dura de todas las que recuerda. No sabían qué hacer. Es impresionante ver la naturalidad con la que los israelíes viven el sonido de las sirenas, sabemos que están educados para ello. La gente me preguntaba: “¿Por esto te vuelves a España? Si esto no es nada, Israel es el país más seguro del mundo”, me decían.
En una ocasión, incluso sonó una sirena 10 minutos antes de empezar uno de los partidos de Liga y el partido ni siquiera se aplazó. Finalmente, tras una semana de sirenas y de indecisiones de si volvían a España o se quedaban, se firmó una tregua y el cuerpo técnico toma la decisión de finalizar la temporada.
Y de nuevo el paraíso, el país perfecto. Volvimos en vacaciones y la gente ni recordaba lo que había pasado. Y ahora estamos a punto de comenzar una nueva temporada, con nuevos retos y nuevas ilusiones, volveremos a estar juntos, ya que la distancia es horrible.  Y pensaremos en positivo, situaciones como esta no tienen porqué volver a pasar,  y creo que sólo sucedió para hacernos crecer como personas, para tener los pies en el suelo y conocer el día a día y la realidad de muchos países y de mucha gente.
Y allí estaré de nuevo explicando desde mi blog todas nuestras nuevas experiencias y vivencias en este o en cualquier otro lado del mundo. Jon, muchas gracias por darme la oportunidad de contar nuestra aventura, es un verdadero placer conocerte y seguirte, allí nos tendrás donde estemos. Una persona que cómo único límite tiene el cielo sólo puede ser MARAVILLOSA.
Sonia De la Torre
Tal y como habitualmente finalizo todos los artículos de la sección “Firma invitada” de la web, sólo me queda decir aquello de “Hay amor en todas partes y en cada rincón del mundo”. Decirte querida Sonia, tal y como lo hace la letra una canción: “Que vayáis por vuestro destino con el viento a favor, que la suerte roce vuestro corazón”. Muchísima suerte para esta nueva temporada y tal y como tú también lo haces, te deseo lo mejor con todo mi corazón. The Sky is The Limit!

Comments are closed.