Inolvidable stage de pretemporada en la calurosa República de Ghana

El famoso Bar del Oeste de Badajoz, su Lele y La Venta de Don José
jueves 6 junio, 2013
Gracias Denis Masinde Onyango por estos dos maravillosos años
miércoles 7 agosto, 2013

Inolvidable stage de pretemporada en la calurosa República de Ghana

Un año más, y ya van tres, que desde mi llegada a Sundowns he tenido la oportunidad de realizar la pretemporada en el extranjero y conocer nuevos países del continente africano. Salvo mi primer año en el club en el cual nos quedamos en el país, el resto, nos hemos desplazado  en dos ocasiones a Suazilandia, una a Zimbabwe y este último año a la República de Ghana.
Salida el sábado 13 de julio y vuelta el 26 del mismo mes. Concretamente han sido 12 días los que hemos pasado en Ghana, días que han sido una auténtica y bendita locura. Tras algo más de 6 horas de avión aterrizamos en el aeropuerto de Accra el sábado día 13 por la noche.
Durante el día siguiente tuvimos la oportunidad de ver la final de la Copa MTN de Ghana y el lunes 15 dimos comienzo a los entrenamientos. El miércoles día 17 jugamos nuestro primer partido amistoso y el viernes 18 el segundo. Nada más finalizar directos al aeropuerto de Accra para volar rumbo a Kumasi, ciudad a la cual llegamos ese mismo viernes por la tarde tras una hora escasa de avión.
Tras entrenar el sábado por la tarde jugamos nuestro tercer encuentro amistoso en el país la tarde del domingo 21 de julio. El lunes 22 nos desplazamos hasta Cape Coast, tardando algo más de 4 horas de autobús en llegar a nuestro nuevo destino. Un trayecto inolvidable, un espectáculo en toda regla a uno y otro lado de una carretera, que aunque asfaltada, estaba sin señalizar.
Suburbios y suburbios a un lado y otro de la carretera, África en toda regla y en estado puro ¿Nuestra llegada a la ciudad? Realmente espectacular, calles estrechas, muy ocupadas y ruido, mucho ruido. Cape Coast, la ciudad que lo tiene todo sin tener nada, la ciudad de los suburbios marginales en primera línea de playa.
Al día siguiente de nuestra llegada realizamos nuestra primera sesión de entrenamiento en la ciudad y el miércoles 24 de julio jugamos el que sería nuestro cuarto amistoso en el país. Ese mismo día, tras finalizar el partido, volvimos en autobús a la ciudad de Accra.
Fueron casi 3 horas de trayecto, esta vez de noche, viendo esa otra cara de la carretera. Tras hacer la noche del miércoles en el mismo hotel de concentración en el que nos hospedamos durante nuestra primera semana en la capital, el jueves por la mañana nos desplazamos a las instalaciones de una Academia de Fútbol financiada por el Feyenoord para jugar nuestro quinto y último partido amistoso en el país.
Escasa hora y media en autobús con un último trayecto a través de una especie de “camino de cabras” hacia unas instalaciones situadas en medio de la nada. Tras finalizar y volver de nuevo a la ciudad de Accra, esa misma noche, nos desplazamos hasta el aeropuerto para coger el avión que nos traería de vuelta a Sudáfrica.
Aterrizamos en Johannesburgo el jueves 26 de junio a las 06:00 de la mañana. Viajes, visados, policías, aduanas, fiebre amarilla, vacunas para la fiebre amarilla, malaria, pastillas contra la malaria, todo tipo de repelentes para insectos, muchas horas de autobús, otras tantas de avión, maletas, hoteles, suburbios, pobreza, suciedad, hambre, ruido, calor, insectos, sal, arena, mar, fútbol, sol y playa
¡Casi nada! Bendita, increíble e inolvidable locura. No os podéis hacer una idea de lo interesante, excitante, entrañable e inolvidable que es viajar por África. Y lo de jugar en esos campos de fútbol. ¡Que gran mérito tiene el jugador africano! Afrontan los partidos en esos escenarios con la naturalidad con la que lo hacen los niños en el patio de un colegio.
No hay excusa, no hay pretextos, nadie habla del estado del terreno de juego, y se afronta el partido con la misma naturalidad de que si en un estadio mundialista se jugara. Tras algo más de 3 años, ya puedo decir aquello de “Ya soy africano” pues hace ya mucho tiempo que no me extraño de nada, que no me quejo por nada.
Un año más, y ya van para cuatro, que este continente y este país me están dando de nuevo la oportunidad de disfrutar de mi pasión, de mi vida, y como no, de mi trabajo. ¿La frase del día de hoy? “Cuando no pretendas comprender, ni luchar, ni ganar, habrás llegado” (Shunryu Suzuki).
¿La canción del día de hoy? Sin duda alguna “Hakuna Matata”. “Vive y deja vivir, vive y se feliz, ningún problema debe hacerte sufrir, lo más fácil es saber decir Hakuna Matata”. Os dejo el enlace: http://www.goear.com/listen/481e2d1/hakuna-matata-el-rey-leon
Jon Pascua Ibarrola
Martes 30 de julio de 2013, Johannesburgo (Sudáfrica)

Comments are closed.