Aunque con casi una hora de retraso finalmente llegamos a Bloemfontein

Tras casi una hora de avión y otra de retraso, ya estamos disfrutando de nuestra estancia en la ciudad de Bloemfontein, la capital de la provincia de Free State (Estado Libre). Todos los años sucede algo cada vez que volamos a esta ciudad debido a que la ruta no da suficientes beneficios económicos a las compañías aéreas y estas no se la toman excesivamente en serio.
A los habituales retrasos se suman increíbles situaciones de “overbooking” que acaban con la paciencia de muchos de los pasajeros que tienen que volver a sus hogares o a un hotel, previo pago de la compañía aérea, y desplazarse de nuevo al aeropuerto para intentar “colarse” en el vuelo de la mañana siguiente.
Recuerdo durante la pasada temporada como tuvimos que dormir en el hotel del aeropuerto al suspender la compañía (sin previo aviso) el vuelto de la tarde noche y “meternos” en el de la mañana siguiente. ¿Resultado? Que un montón de gente que tenía billete pagado para esa mañana se quedó sin viajar porque a nosotros no nos esperaban en el avión y no podíamos retrasar más el viaje al jugar esa misma tarde.
A su vez los que no volaron por la mañana lo hicieron por la tarde y dejaron en tierra a otros tantos y a correr. La pescadilla que se muerde la cola. En las revistas de publicidad del avión se pueden incluso leer las quejas de algunos pasajeros sobre la poca seriedad con la que las compañías aéreas se toman este trayecto.
¿La frase para la noche del día de hoy? “Frente al abismo lo único que queda es aprender a volar” (Anónimo). Desde la ciudad de Bloemfontein como siempre con amor mucho amor el goalkeeper coach de Sundowns, también conocido como Sweetman ¡Muy buenas noches a todos!
Foto: El avión y la compañía que nos han traído hasta Bloemfontein, South Africa airw express”. Me imagino que lo de la coletilla de “express” será una broma. Nunca esta de más el buen humor. Os aseguro que hoy, a pesar de ser un día “de perros”, he procurado no perderlo. A veces me sale esa “vena” europea que a pesar de que racionalmente me dice que estoy en lo cierto, me acarrea más problemas que callando y mirando al cielo.

Comments are closed.