Alberto López Moral sigue tras su gran sueño de alcanzar el cielo

Hola, mi nombre es Alberto López Moral y nací el 16 de septiembre de 1989 en Madrid. Juego al fútbol desde los 6 años y como todo niño, empecé jugando como delantero. Tras finalizar mi etapa como delantero pase a jugar de defensa hasta que un día nuestro portero no se presentó a jugar. Me preguntaron si quería probar y tras acceder y no encajar ningún gol en aquel partido, me di cuenta que aquella era mi posición ideal. Sobre todo porque era la posición en la que menos se corría.
Desde aquel día pasé unos cuantos años jugando en el club de mi localidad, la U.D. San Sebastián de los Reyes. En ningún momento pensé en moverme de allí, ya que hice un grupo fantástico de amigos. Tuve la suerte además de conocer a varios técnicos con los que he seguido y sigo trabajando en la actualidad y a los cuales además, los considero amigos.
En mi último año de juvenil decidí vivir una pequeña aventura y tras cambiar de club, pude disfrutar jugando en la categoría Nacional con el malogrado e histórico Pegaso Tres Cantos. Recuerdo que aquel año estuve a caballo entre el juvenil y el equipo aficionado de la entidad, que militaba en Primera Regional.
Me tocó vivir las dos caras del fútbol, la mala porque descendimos con el juvenil, y la buena porque logramos el ascenso a la Regional Preferente con el equipo senior en un final de liga realmente apoteósico.nEn la penúltima jornada de liga jugábamos contra el segundo clasificado que tenía 2 puntos más que nosotros. Perdíamos por 1 gol a 2 en el minuto 90 y estábamos jugando con dos hombres menos ¡Terminamos ganando 3-2!
Os podéis imaginar lo que fue aquel partido. En última jornada, nuestro partido tuvo que suspenderse por incidentes en la grada y tuvimos que repetirlo a puerta cerrada. Acabamos ganando por 1 gol a 2 y consumamos el deseado ascenso. Fue un año realmente espectacular.
Tras acabar mi etapa de formación tuve la suerte de enrolarme en la Escuela del Atlético de Madrid. Comencé como segundo entrenador de un equipo infantil a la vez que continuaba como portero en activo en el Pegaso. Ese año me di realmente cuenta de que me gustaba mucho esta faceta del fútbol, la de ser entrenador.
Un día el Juventud Sanse me ofreció la oportunidad de ser el entrenador de porteros del club y fue en ese preciso momento donde verdaderamente me di cuenta de lo que realmente me gustaba era eso, trabajar específicamente en la demarcación que durante tantos años de mi vida había ocupado en el campo.
El Juventud Sanse es un club al que le debo muchísimo, sobre todo porque gracias a ellos tuve mi primera oportunidad como entrenador, pero también porque son una gran familia que por desgracia tuve que abandonar. Aún así, en lo personal, me siguen aportando muchísimas cosas.
Tras acabar la temporada 2008-2009 el Atlético de Madrid me ofreció ser entrenador de porteros de la Escuela de Fútbol, cosa que no dudé en aceptar ni un sólo instante y que compaginé con mi cargo en el Juventud Sanse.
Compaginé varias funciones hasta el inicio del año 2013, año en el que me ofrecieron ser coordinador de la Escuela. Este hecho me pilló de sorpresa y a pesar de que sabía que iba a echar de menos mi pasión (la portería) decidí probar, y a día de hoy puedo decir que no me arrepiento para nada. A pesar de que sé a ciencia cierta que mi futuro está en el entrenamiento específico del portero.
Tras el cambio he decidido comenzar a formarme y actualmente estoy cursando el Nivel 1 de Entrenador de Fútbol para posteriormente en enero de 2014, si todo va bien, sacarme el título de “Especialista de Entrenamiento de Porteros de Fútbol” realizado por la RFEF.
Después de esto ¿Cuales son mis objetivos? Dedicarme a esto que realmente es lo que me gusta, lo que realmente me apasiona y me completa. Por mi forma de ser y por mi forma de trabajar, mi puesto me ha reportado muchos “pequeños amigos”, a los cuales quiero y aprecio muchísimo. Durante todo este tiempo he tenido la gran fortuna de ver evolucionar a los porteros que he entrenado y observar que el trabajo realizado da sus frutos me produce una gran satisfacción.  En las fotos salgo con uno de ellos. Es Mario, que acaba de terminar su ciclo de cadete y del cual estoy muy orgulloso por la tremenda evolución que ha tenido este año. Y no hablo sólo de lo futbolístico, también me refiero al plano personal, ha madurado muchísimo.
Me gusta hacer hincapié en el aspecto psicológico cuando trabajo con los chicos, no quiero que me vean simplemente como un mero entrenador, quiero que me vean como una vía de escape, como un constante apoyo, como un amigo al que poder acudir cuando tengan algún problema. Mi sueño realmente es poder dedicarme a esto algún día, poder vivir de ello y disfrutarlo como un estilo de vida.
Conocí esta web de casualidad, hace apenas unos meses ¡Lo que me había perdido! Compartiendo su trabajo Jon nos ofrece esa ayuda que tanto necesitamos. Además de su metodología y de su forma de trabajar, destacaría la humanidad con la que hace las cosas. Hacer todo lo que hace desinteresadamente y compartirlo, merece la mayor de las menciones y el mayor de los agradecimientos.
Esta es una opinión personal, pero seguro que todos los asiduos lectores de la web que se dedican también a esto pensarán lo mismo. Gracias Jon por compartir tu conocimiento y desde Madrid desearte todo lo mejor. Muchas Gracias.
Para terminar, me gustaría hacerlo como lo hace él en cada artículo, con una frase. Me he decidido por una de Paulo Coelho: “La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante”. Creo que la frase lo dice todo, tan sólo quiero añadir que tú Jon eres culpable de que los que tengamos ese sueño, queramos cumplirlo. “The Sky’s the limit” ¡Que gran verdad!
Alberto López Moral
¿La frase para la mañana del día de hoy? “El éxito no se logra sólo con cualidades especiales. Es sobre todo un trabajo de constancia, de método y de organización” (J.P. Sergent). Y sobre todo Alberto, el éxito se consigue con pasión y mucho, mucho corazón.
No soy capaz de decirte cuál es realmente el tamaño y la dosis de conocimiento que he necesitado para conseguir mi sueño, pero de lo que estoy seguro, es que nunca será proporcional a la pasión, el amor, el cariño y el respeto que siento por todo lo que representa para mí este trabajo tan especial de ser entrenador de porteros.
Desearte toda la suerte del mundo de todo corazón y decirte una vez más que los sueños, están ahí para el que los persigue. The Sky is The Limit!

Comments are closed.