No hubo regenerativo para Kennedy Mweene durante la sesión de hoy

Tras el empate (1-1)  de ayer en el Loftus Stadium de Pretoria frente al Platinum Stars, hoy a las 15:30 horas de la tarde hemos vuelto a los entrenamientos en nuestra ciudad deportiva de Chloorkop. Regenerativo para los que participaron durante más de 60 minutos en el encuentro y sesión de entrenamiento “normal” para el resto.
Regenerativo en el que no ha participado Kennedy Mweene y sesión que hemos aprovechado para trabajar junto con Wayne Sandilands por espacio de 25 minutos, que es el tiempo que ha durado el calentamiento del equipo. La “carga” del partido de ayer fue inexistente, tanto a nivel físico como mental, y ha sido el mismo Kennedy el que ha querido formar parte del entrenamiento.
Me ha parecido bien y ha acompañado a Wayne en la sesión. A veces es tan sencillo como esto, y no me vuelvo loco en este aspecto. El sabe que tenemos mucho que trabajar y toma responsabilidad en ello, y más teniendo en cuenta que el domingo volverá a marchar con la selección de Zambia y que se volverá a perder una semana de entrenamientos.
Un portero internacional que no había realizado un “skiping” en su vida, que apenas había saltado unas vallas y que no había tenido oportunidad de ver un video análisis individualizado de sus acciones en competición hasta su llegada a Sundowns. ¡Se merece todo mi respeto! La auténtica realidad del fútbol africano! Estos tipos si que son auténticos “supervivientes”, tal y como lo eran Wayne Sandilands, Denis Onyango y Calvin Marlin hasta mi llegada a Sundowns.
Hace un tiempo, durante una noche de nuestro stage en Ghana, mientras realizábamos un análisis de su último partido amistoso disputado (que se alargo por espacio de una hora), Kennedy Mweene me decía “Coach, tu si que trabajas, nadie ha hecho esto por mi en toda mi carrera”.
Hay momentos en los cuales a uno casi se le saltan las lágrimas de ver lo humildes y agradecidos que son estos tipos. “Es lo que me hace feliz”, le contesté. “Por encima de ganar o perder, lo que a mi realmente me hace sentir bien es ayudar. Y he elegido el fútbol como medio para hacerlo”, añadí.
Y cada vez lo tengo más claro que es así, y tal y como he dicho en muchas ocasiones: “A estas alturas de la película ni quiero ni voy a hacerlo de otra manera”. Y va a ser así porque gracias a mi trabajo y lo conseguido mediante, tengo  la gran fortuna de poder elegir, y de decir “si” o “no” con plena y total libertad. Es mi particular billete premiado de “lotería”, el poder ser dueño de mi destino y el capitán de mi alma sin estar coaccionado por nada.
Por cierto, contenidos de velocidad, coordinación, desplazamientos y blocajes con caídas con fase de vuelo han formado la “carta” del menú de  la sesión de hoy. He introducido también unas cuantas impulsiones bipodales con los habituales pasos de vallas, por aquello de las sensaciones, para no perder el “estímulo” de la fuerza.
¿La frase para la noche del día de hoy? Un fragmento del famoso libro escrito por Miguel de Cervantes de cuyo nombre no quiero acordarme, dice así: “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida”.
Desde la ciudad de Johannesburgo (Sudáfrica) como siempre con amor mucho amor el goalkeeper coach de Sundowns, también conocido como Jon Pascua Ibarrola.

Vídeo: Un clip de una secuencia de la sesión de entrenamiento de hoy. Así, a este rítmo, han trabajado por espacio de 20 minutos, teniendo en cuenta que los 5 primeros han sido de movilidad articular. Cada día estoy más orgulloso de ellos. ¡Que gran suerte la mía! Recuerdo que hace unos cuantos años, cuando no era profesional de esto, me encantaba ver en la tele fragmentos de entrenamientos de porteros ¿Ahora? Los veo en directo. Las sorpresas que nos depara la via. ¡Muy buenas noches a todos! Foto: Kennedy Mweene.

Comments are closed.